Los aspectos psicológicos son aquellos hechos que pueden arruinarle una buena  posición de trading. Por esta razón parece más prudente estudiar primero psicología antes que  matemáticas. Los trader, normalmente somos gentes extrañas en el alto riesgo económico, pero no  extrañas en el día cotidiano o en lo personal. Somos extraños al tener el conocimiento del riesgo diario, de estar todo el día  al límite de nuestras  posibilidades, tanto económicas como mentales. Muchas veces ocurre que no se encuentra la forma exacta de hacer el tradign constante en el mercado de Futuros.
Somos jugadores de nuestro propio riesgo y de nuestra mente, luchamos con ella y más de una vez esta juega con nosotros.
Pero “Si no juegas, nunca ganaras.”  Esta definición podría no ser comprendida por las personas que no realicen trading diario de alto riesgo. Pero no somos jugadores, sino apostantes a una determinada posición en una determinada tendencia, bien alcista o bajista de cualquier empresa, Índice o producto financiero.

Ahí comienza nuestro riesgo y nuestro juego, esa es la razón por lo que los traders son  todo euforia cuando  los aciertos son constantes en las decisiones tomadas y también son grandes depresivos cuando el mercado se  mueve en nuestra contra, y nos zarandea como la rama de un árbol por el viento.
Todo esto es conocido por los traders, que conocen la teoría técnica del mercado, su funcionamiento y la manipulación del mismo, conocen igualmente el manejo de las computadoras. ¿Por qué fracasan entonces la inmensa mayoría de ellos?

Copia literal de la página 11 del  PRINCIPIO DE LA ONDA DE ELLIOTT.

"Una generación pasa, y otra generación llega, pero la tierra siempre permanece. El sol también sale, y se pone, y se apresura a marcar el lugar  del que salió. El viento va hacia el sur, y se gira hacia el oeste; gira continuamente, y el viento vuelve  otra vez a sus círculos: todos los ríos  van al mar; y el mar no esta lleno; a la corriente de donde vinieron vuelven de nuevo....…Lo que ha sido, es lo que será; lo que se ha hecho, es lo que se hará; y no hay nada nuevo bajo el sol".

Cuatro hombres de otra generación se han ganado su reputación en el campo de esta verdad: Arther Pigou, Charles H. Dow, Bernard Baruch, Ralph Nelson Elliott y otros muchos.

Fórmula para el mercado: Soportes, resistencias, directrices, contar las  ondas o impulsos, la proporcionalidad de las mismas, no olvidarse del STOP, solo entrar en empresas o Indices con un gran volumen para entrar y salir en segundos. Este es el éxito para en el Mercado.
Naturalmente los gráficos tienen que ser de una selección de todos los mejores, de todo el Mercado Financiero a nivel mundial.

 

El Riesgo del Trader

La profesión de un trader, es una de las más difíciles para todos los hombres, y no todas las mentes humanas pueden soportar, por  sus presiones, emociones y temores.

En el mercado, se puede tener todo y se puede tener nada, pero sin el riesgo del Mercado jamás se tendrá todo. Es para hombres duros, para mentes más duras todavía y para nervios de acero. Hombres duros y rígidos como fueron los viejos guerreros samuráis.

Deben correr los riesgos simplemente porque el más grande de los peligros de la vida es no arriesgarse.
Las personas que no arriesgan nada, nunca tienen nada, no hacen nada. Tal vez podrán evitar el sufrimiento y la tristeza, pero no lograran aprender, sentir, cambiar, crecer o vivir de una forma diferene a los demás.

Ellos prisioneros de sus temores serán, y serán esclavos que han renunciado a su libertad individual, pues sólo cuando una persona se arriesga, es libre. “Los pesimistas se quejan del viento; los optimistas esperan confiadamente que los vientos cambien de dirección y los realistas, ajustan sus velas en la dirección correcta”.

"Aunque reír es arriesgarse a parecer un tonto...
Aunque llorar es arriesgarse a parecer sentimental...
Aunque acercarse a alguien es arriesgarse a involucrarse...
Aunque mostrar tus sentimientos es arriesgar tu yo interior...
Aunque exponer tus ideas o tus sueños a una multitud es arriesgarse a perderlos...
Aunque amar es arriesgarse a no ser amado de la misma manera...
Aunque vivir es arriesgarse a morir.
Aunque desear es arriesgarse a ser defraudado...
Aunque intentar es arriesgarse a fallar...  
A pesar de todo, debes arriesgarte".

13 Junio del 2012 The Elephant    *