imagen internet

¿Que es la bolsa? Es un vodevil, un  putiferio, donde lo inmoral es lícito y donde la verdad y el sentido común están ausentes en todo momento, donde sube y baja sin ningún principio económico razonable. El Mercado de la Bolsa es: cómo una “mona loca”, que no se esta quieta arriba, no se esta quieta abajo, no se esta quieta ni acostada ni de lado. Se mueve solo por el placer de moverse. Tú, trader si no sabes  estar encima, [para-arriba], sino sabes estar debajo [para-abajo]  terminaras muy jodido.  Esta es la palabra que nunca será comprendida por nadie.

¿Qué es para mí la bolsa? Ese es el lugar donde solo por pinchar una orden de compra o de venta ya estas perdiendo dinero. Posteriormente si la tecla pinchada es acertada, el sistema nervioso ya no se nos deteriora tanto como  si la entrada no fuera acertada, la sonrisa nos llega de oreja a oreja, presintiendo que somos los más listos del planeta al acertar en nuestras operaciones. Pero la realidad y las estadísticas discrepan de todas las sonrisas de los bolsistas. Dicen que el 95 % pierde dinero en bolsa y posiblemente sea más de ese porcentaje. “Parece ser que los dioses  ciegan a quienes quieren perder”

Hemos conocido a tantos que han perdido todo su dinero en la bolsa  que haríamos un libro más gordo que el libro de PETETE para poner sus nombres. Algunos de ellos con pérdidas de mas de 300.000 € en una semana, y en semanas siguientes cantidades en la misma proporción, cantidades nada despreciables, que les han dejado en la calle  donde solo les quedara poder pasear y ver caer sus lágrimas bajo la lluvia.

Hemos visto como a esas personas el pelo se les ha puesto blanco en cuestión de meses. ¿Por que motivos? Esta claro que los mercados están hechos para hacer perder dinero todas las personas normales, con la excepción de algunas Sociedades de Valores, la banca y de algunos personajes con información privilegiada. Todos los demás entran en pérdidas.

Solo la banca tiene la posibilidad de ganar dinero, por tener varias Sociedades de Valores a su nombre que mueven sus acciones para arriba y para abajo en el intra día, y las liquidan al final del día cuando las posiciones tomadas son favorables, si no lo son, no se preocupen,  tenemos la C.N.M.V. (entidad famosa por desconocer la realidad) que les permitirá que el 15 % del movimiento del día pueda ser incorporado a la autocartera, es decir acciones propias que se venderán a terceros en el momento más apropiado  para la Banca. El pobre accionista el hombre de a pie, su vecino del quinto, su vecina del sexto, solo le quedara la esperanza de que haya comprado en un ciclo alcista. En caso contrario, posiblemente dejara de ser su vecino del 5º y vecina del 6º, las pérdidas pueden separarle del  portal de su casa.

Los bancos tienen la gran facilidad, de manipular los precios como ellos deseen, contablemente o con periodistas afines a lo billetes verdes $, es decir información manipulada y  tienen un gran desconocimiento de la contabilidad real. Donde dice DEBE, leen HABER, y donde dice HABER,  leen que lo que hay es para mí,  para el Consejo de Administración; acciones preferentes, bonus, asistencias a juntas, vacaciones pagadas con secretarias de buen ver y de mejor estar.  El Sr. Nick Leeson, después  de llevar a la quiebra al banco más viejo del R.U. Barings Bank  nos dejo esta frase llena de lucidez y realidad. "El principal delito de la banca es su estupidez".

En nada  se parece la banca actual, aquella  primera banca inventada por "Murashu e Hijos" y "Egibi e Hijos". Allá por los tiempos del Imperio Persa que aplicaba la espada con certera precisión.  Banca seria, respetuosa, que cedía los excedentes del dinero a terceros para crear riqueza.  La palabra honradez, honorabilidad que parece ser que en el día de hoy esta reñida con la palabra BANCA. Mucho menos se parece a la banca tradicional Medieval de la “Taula de Canvis”, donde las normas se obligaban a cumplir con cierta dureza, es decir, o cumples las normas o te paseamos por la ciudad para que todos te conozcan, al segundo aviso te enviamos a ver a San Pedro para que  te diga tu destino futuro, INFIERNO, o INFIERNO. Tú elijes.

Después de dicho lo anterior debemos de comprender que la Bolsa la manejan los bancos a su propio antojo, goce y disfrute, ayudados  por las Sociedades de Valores y por los Creadores de Mercado. Personas estas que dan posiciones  al mercado cuando no hay vecinos que compren las acciones. Hay excepciones realmente importantes en los Bancos que no saben en realidad lo que es la Bolsa, ya que  algunos de ellos han hecho y se han comportado como la “mona loca”. El mercado para arriba y ellos para abajo, es decir han caído el 98 % de su valor, hecho insólito para unos tipos que se dicen profesionales de la banca.

Comenzando por la Banca Suiza, EEUU, ITALIA, y toda Europa. En España estos hombres con cara de importantes, trajes 1800 $ y corbatas de 100 $, no se han enterado que la bolsa es un mercado en el que se vende una cosa y que tiene que haber otro que la compre y esa cosa vendida tiene un valor que es, el precio. Pero ellos por el efecto del traje y de la ayuda de los Consejeros  puestos por los políticos en el sillón caliente del dinero, no comprenden la realidad de que los Bancos también pueden perder mucho dinero, contablemente se entiende, porque en la realidad es, que los Estados y los Bancos Centrales les rescatan con ingentes cantidades del dinero del Estado, es decir con los impuestos de los ciudadanos para que puedan seguir funcionado, seguir sentados en los Consejos de Administración sus ex-políticos, y no sentados en el BANQUILLO  del juzgado. Con todas esas ventajas, ser banquero no tiene ningún mérito hoy en día,  podría ser banquero el barrendero de mi barrio, posiblemente lo haría mejor y seguro que no se llevaría nada. Igual que no tenía mérito alguno aquel soldado que entraba en la batalla y al ver el ruido de las "leches" que se repartían, se ausentaba hasta que pasara el "ruido", para posteriormente regresar a la batalla y “a moro muerto lanzada al pecho”.

Antes, la bolsa era una cosa seria, como el mercado de los pueblos, te vendían un producto y si no te gustaba te ibas a otro puesto, como en el mercado del Pescado o de Abastos, si la ventera no tenía buena pinta te ibas a la vecina que tenía mejor pinta y la sonrisa en los labios. Ahora vas a comprar una acción y el director del banco "que mala cara tiene el muerto" y te ha vendido algo que no querías comprar, que no representa nada, no tiene valor de nada y encima,  al vendedor  todavía les debes dinero por haber firmado la orden de compra o de venta.

Estos son tiempos raros, vivimos en tiempos muy raros donde la banca maneja la Bolsa, a los políticos y a los ciudadanos a su placer y antojo, que tiene más poder, que el poder ilegítimo que le han otorgado los ciudadanos.

© 24/10/2013 The Elephant  *