"Somos la suma de nuestra experiencia" Livermore

Mucho se ha escrito y muchos escriben sobre el gran maestro del Trading, el Sr. Livermore. Al día de hoy se sigue considerando uno de los operadores más respetados y pintorescos de todos los tiempos y siempre podemos aprender de sus observaciones. Esa es una referencia para todos aquellos que seguimos en el Trading día a día, evitando que nuestras naves choquen contra los acantilados.

Jesse Livermore nació en South Acton, Massachusetts en 1877, hijo de un granjero en una familia humilde, ante la negativa de seguir la profesión de sus padres. Tomó la decisión de encontrar un mundo mejor, ahí comenzó uno de los mayores traders de todos los tiempos, que no todas las personas conocen en su profundidad. Con el permiso de su madre fue en busca de su propia suerte, su propia fortuna, la consiguió tres veces y al final perdió la mayor, su propia vida.

El libro sobre su vida escrito por Edwin Lefèvre, "Recuerdos de un operador de acciones" (1923), está muy bien considerado por todos los conocedores del mercado, como una lectura obligada para todos los futuros traders, que se merece más que una recomendación de lectura.

En mi caso su lectura y relectura, al ver cómo las tapas de su libro se desgastan por el uso y las páginas se hacen amarillentas, el tiempo pasado con sus lecturas me hace recordar el pasado de mi vida y de la vida del Sr. Livermore. El autor, nos relata que fue uno de los mayores traders de todos los tiempos. En su máximo apogeo en año 1929, Jesse Livermore hizo un capital de 100 millones $ dólares, un equivalente al día de hoy aproximadamente a 1,5-1.300.0000.000 $ según el cálculo utilizado.

La grandiosidad de su éxito se vuelve aún más impresionante si se considera que él negoció por su propia cuenta, siempre fue un lobo solitario, sin unión a terceros o grupos económicos, utilizando solo sus propios recursos. Algunas veces realizo servicios a terceras personas como pago en margen de los beneficios, para reponer capital en alguna de sus bancarrotas. Utilizando siempre su propio sistema para el trading.

No hay duda de que los tiempos han cambiado y mucho más desde que el Sr. Livermore negoció acciones y materias primas. Los mercados en la actualidad están con volúmenes de contratación inimaginables en aquel entonces, en comparación con la actualidad y de los movimientos diarios de capitales. Jesse nos habla del deslizamiento principal en múltiples puntos para la compra o venta de 1.000 acciones. Cuando en el día de hoy esos porcentajes en empresas de cierta importancia pueden superar los 100.000 títulos en cada posición. Y, sin embargo a pesar de la gran diferencia en los mercados actuales, como la automatización de  de los sistemas, la tecnología informática que han aumentado la liquidez para todo tipo de personas. La regulación de las Bolsas y una serie de otros factores que impulsan los mercados  a nivel mundial al día de hoy.

Cuando han pasado casi ochenta años desde su muerte y teniendo en cuenta que aún se aplican las reglas de este operador y los patrones de  su tesis. Ver igualmente cómo sus tácticas  de comercio se enseñan en las escuelas de negocios, al igual que las batallas de Alejando Magno se enseñan a los cadetes de las academias militares. Porque se espera que las enseñanzas que fueron válidas en el pasado, siguan siendo válidas para el futuro. En su libro algunas páginas son un tratado de psicolgía, que es necesario releer para llegar a lo profundo de lo que nos decía, la experiencia del comercio, al igual que de su vida, así como sus indicaciones de tiempo y forma  de operar.

El Sr. Livermore no tuvo la oportunidad y la comodidad que tenemos todos los trader con los gráficos al día de hoy, para poder graficar sus patrones de precios para poder operar. En cambio, los patrones para él eran simplemente los precios que él anotaba en su libreta de apuntes de cuenta, como si fueran las anotaciones de un libro de contabilidad. A partir de esas anotaciones y de las variaciones de los precios que se movían en una determinada tendencia, era cuando tomaba las decisiones de comprar o vender. Cuando los precios se acercaron a un punto crucial, esperaba para ver cómo reaccionaban y luego se ponía largo o corto.

Siempre enviaba una orden no muy importante al mercado para ver como reaccionaba, para días posteriores enviar nuevas órdenes con más volumen para comprobar la tendencia definitiva.

Por ejemplo, si una acción tiene precio de 30 $o, rebotó hasta 40 $ y ahora vuelve a bajar a 30 $, las normas de Jesse estipuladas eran esperar hasta que el punto crucial en el que estaba en juego para el trading. Si esa misma acción bajo a 28 $, sería lugar para entrar en posición en el lado corto. Si su rebote fuera del nivel de 30, entraba como mucho en 32 $, considerando 30 $ como doble mínimo, observando que cerca el nivel de $ 40, era también es un "punto de inflexión". Un aumento de más de 40 dólares desencadenaría una incremento en la posición (piramidar) en 43 $, por ejemplo. Siempre entraba con una orden y cuando esta posición confirmaba su previsión, piramidaba con nuevas posiciones en cantidades realmente importantes. (piramidar consiste en aumentar el tamaño de una posición ganadora). El no penetrar o mantenerse por encima de 40 $ daría lugar a una liquidación de todas las posiciones largas, al no confirmar la estrategia prevista. Para de esta manera amortiguador entre la ruptura real y la entrada que nos permite entrar en el movimiento temprano.

El Sr. Livermore no comerciaba en rangos, lo hacia en la superación de resistencias como brotes del mercado que los precios van superando. Si utilizó una estrategia similar a la anterior, entrando en una nueva zona alta o baja, pero utilizando un tampón, llamado por nosotros de soportes o resistencias, para reducir la probabilidad de falsas rupturas en cualquier dirección. El comportamiento de los precios junto con el análisis del volumen, esta es una de las razones por la cual solo se debe de trabajar en empresas de gran liquidez, es decir poder comprar o vender cuando uno desee, no cuando decida el mercado. También utilizaba el volumen para determinar si la operación se mantiene abierta o debía de ser cerrada. Livermore utilizaba algunos de los criterios siguientes para determinar si estaba en la posición correcta:

© Mayo 2014 *  The Elephant

a)         El aumento del volumen en el arranque.

b)        Los primeros días después de que los precios de cierre del mercado deben moverse en la dirección de arranque

c)        Una reacción normal se produce cuando los precios vuelven sobre algo en contra de la tendencia, pero el volumen es menor en los retrocesos de lo que era en la dirección de tendencias.

d)         Como termina la reacción normal, el volumen aumenta una vez más en la dirección de la tendencia.

e)        Las desviaciones de estos patrones indican señales y, sí se confirma por los movimientos de los precios a través de los puntos fundamentales, indican que las ganancias no sean realizadas en caliente.

Cualquier trader sabe que tener razón demasiado pronto o demasiado tarde puede ser tan perjudicial como simplemente estar equivocado. El momento es crucial en los mercados financieros y, nada proporciona un mejor momento que el propio precio. Los puntos clave mencionados anteriormente se producen en acciones individuales del mercado y en los Índices también. Deje que los precios confirmen la tendencia antes de entrar en posiciones de mayor tamaño, nos decía. Parece prudente esperar a que una empresa o un Índice tome movimiento en una tendencia mayor.

Jesse Livermore creyó que no importa lo mucho que preveamos el movimiento que puede tener y que sepamos lo que está pasando, que tenemos que esperar siempre es que el mercado confirme nuestra tesis para la toma de posiciones. Y sólo cuando lo haga, haremos que nuestra profesión  la haremos bien y debemos hacerlo en el momento oportuno, que es el que el mercado nos indica.

Las reglas que se siguen son simples y se han incluido en muchos de los planes por muchos operadores desde que fueron creados hace casi un siglo. Lo realmente importante es mantenerlas con disciplina, ahí  nuestro propio Yo, puede traicionarnos. Éstas reglas siguen siendo válidas al día de hoy igual que lo fueron en el pasado "No hay nada nuevo en Wall Street, porque la especulación es tan vieja como las montañas, pase lo que pase en el mercado de valores hoy, ha pasado antes y volverá a pasar de nuevo".

*)        "Haga trading con la tendencia. Comprar en un mercado alcista, a corto en un mercado bajista".

*)        "No opere cuando no hay oportunidades claras".

*)        "El comercio se hace en los puntos clave. (Aprenda a detectar el punto desde el que va a surgir un nuevo movimiento de giro"

*)        "Espere a que el mercado confirme la tendencia antes de entrar. La paciencia conduce a "el gran dinero."

*)       "Deje correr los beneficios. Cerrar posiciones que muestran una pérdida" (buenos posiciones en general, muestran el beneficio inmediato).

*)        "Salir de las empresas donde la perspectiva de nuevos movimientos es remoto" (la tendencia ha terminado o es menguante).

*)        "Operar en las acciones líderes de cada sector; comerciar las acciones más fuertes en un mercado alcista, o las más débiles en un mercado bajista".

*)        "No promedie jamás en de una posición perdedora".

*)        "No cumplir con una llamada de margen; cerrar la posición en su lugar".

*)        "No siga a demasiadas empresas".

Para los traders de hoy, estos consejos siguen siendo posibles para que se mantengan a raya las ganancias. Para ser rentable, debemos de creer en un sistema de operativo rentable y luego hay que atenerse a él con toda la disciplina posible. Siempre tomar posiciones en el comercio real, jamás en el ficticio. En el DEMO, solo sirve para aprender a manejar la boleta, ahí no esta el auto control de las emociones, la euforia ni la depresión, el dinero que desaparece como que nunca hubiera existido. El mercado real es el único real, el otro, el simulado solo son ilusiones.

Jesse esbozó un sistema de trading simple para nosotros: esperar a los puntos claves de entrada antes de entrar en una posición.

Cuando haya una oportunidad de operar, deje que el precio dicte nuestras entradas en acciones para quedarse en tendencia con operaciones rentables, tanto en posiciones largas como cortas, hasta que haya una buena razón para salirse de las posiciones abiertas. Las pérdidas deben ser pequeñas y el trading se debe evitar cuando no hay oportunidades claras en los movimientos.

El Sr. Livermore a veces no siguió sus propias reglas estrictamente. Y, afirmó que su falta de cumplimiento de sus propias reglas fueron la razón principal de sus quiebras, después de hacer sus grandes fortunas en 1907 y 1929.

Las frases del Sr. Livermore que reflejan su vida en el Trading y que todos los libros escritos en el mundo y todos los libros de reglas de todas las Bolsas de la tierra no pueden eliminar estos comportamientos del animal humano mientras opera.

10/3/2014   07:14:32

The Elephant

Los siguientes  textos pertenecen a los autores de sus libros

 -.        Algunas veces pienso que la especulación debe ser un negocio innatural, porque observo que el especulador medio lucha contra su naturaleza. La esperanza y el miedo son inseparables de la naturaleza humana.

-.        Somos la suma total de nuestra experiencia.

-.        Una derrota nunca me molesta después de tomarla.Sin embargo, estar equivocado - no tomar la pérdida - que es lo que hace daño al bolsillo y para el alma.

-.        No sucede nunca nada nuevo en el negocio de la especulación o las inversiones en valores y materias primas.

-.        Una de las cosas más útiles que cualquier persona puede aprender es a dejar de tratar de tomar el último octavo  o el primera. Estos dos son los más caros octavas partes del mundo. Tienen comerciantes costo de acciones, en conjunto, suficientes millones de dólares para construir una carretera de concreto en todo el continente.

-.        Los inversores, a diferencia de los especuladores, son los grandes jugadores. Tras hacer una apuesta, se aferran a ella y si la operación es perdedora se arriesgan a perderlo todo.

-.        Los valores se manipulan hasta el punto más alto posible, y después se venden al público en el descenso.

-.        No es tan importante para comprar lo más barato posible, ya que es comprar en el momento adecuado.

-.        El hombre medio no desea que le digan si el mercado es alcista o bajista. Lo que desea es que le digan, de forma especifica, qué valor comprar o vender. Quiere algo por nada. No desea trabajar. Ni siquiera desea pensar.

-.        Es lo que la gente realmente lo hicieron en el mercado de valores que contaba , no lo que dijeron que iban a hacerla única manera de obtener una educación real en el mercado es la de invertir dinero, el seguimiento de su comercio, y estudiar sus errores

-.        Mantenga el número de acciones de su propiedad a un número controlable. Es difícil para los gatos rebaño, y es difícil de rastrear muchos valores.Tome sus pérdidas rápidamente y no te creas en ellos. Trate de aprender de ellos, pero los errores son tan inevitable como la muerte.

-.        El examen de una posición perdedora es tortuoso, pero necesario para asegurarse de que no vuelva a suceder

-.        El reconocimiento de nuestros propios errores no deberá beneficiamos más que el estudio de nuestros éxitos. Pero en todos los hombres, existe una cierta tendencia a evitar el castigo. Cuando asocias determinados errores con una paliza, no esperas a la segunda dosis, y por supuesto, todos lo errores cometidos en el mercado de valores, te hieren en dos puntos clave: el bolsillo y en la vanidad.

-.        El temor y la esperanza siguen siendo iguales que antes, no han experimentado cambios; por lo tanto, el estudio de la psicología del especulador es tan válida como antes.

-.        En la mayoría de los casos el objeto de la manipulación es, vender al público, al mejor precio posible. No es solo cuestión de vender, sino de distribuir. Obviamente, es mucho más conveniente que un valor esté en manos de mil personas, y no en manos de un solo hombre.

-.        De vez en cuando hay que ir con el efectivo, tomar un descanso, se va de vacaciones. No trate de jugar en el mercado todo el tiempo. No se puede hacer, es demasiado duro en las emociones.

-.        Hay muchos miles de personas que compran y venden valores especulativamente, pero el número de especuladores con beneficios es pequeño. En cierto modo, el público está siempre en el mercado, por lo tanto, se puede decir que el público siempre sufre pérdidas.

-.        El mercado de valores no se equivoca nunca. Los comerciantes si están equivocados

-.        Hay tres tipos de personas: Los que aprenden por conocimiento, los que aprenden por experiencia y los que nunca aprenden.

-.        Las personas racionales, actúan de forma irracional cuando tienen miedo, y la gente tiene miedo cuando empieza a perder dinero, nuestra forma de razonar se atrofia. Está implícito en nuestra naturaleza humana. No podemos rechazarlo. Debemos aceptarlo.

-.        Los enemigos mortales del especulador son: la ignorancia, la codicia, el miedo y la esperanza.

-.        Sin reglas específicas, claras y probadas, los especuladores no tienen ninguna posibilidad real de éxito

-.        Los mercados nunca están equivocados; las opiniones a menudo.

-.        Los principios del éxito en la especulación de valores se basa en la suposición de que la gente, en el futuro, seguirá cometiendo los mismos errores que se cometieron en el pasado.

-.        Creo que cualquier persona que es inteligente, consciente y dispuesto a poner en el tiempo necesario puede tener éxito en Wall Street. Siempre y cuando se dan cuenta de que el mercado es un negocio como cualquier otro negocio, tienen una buena oportunidad de prosperar.

-.        Los tontos han intentado siempre conseguir algo a cambio de nada, y la gran atracción de todos los “booms bursátiles” es siempre, un instinto de juego elevado por la avaricia y por un desmedido deseo de prosperidad. La gente siempre busca dinero fácil.

-.        Creo que las emociones básicas no controlados son el enemigo verdadero y mortal de los especuladores, la esperanza, el miedo y la codicia están siempre presentes, sentado en el borde.

-.        No hay nada como perder todo lo que tienes en este mundo para aprender lo que no debes hacer. Y cuando sabes lo que no tienes que hacer para no perder dinero, empiezas a aprender lo que hacer para ganar. ¿Lo entienden? ¡Empiezas a aprender!

-.        Otra lección que aprendí pronto es que no existe nada nuevo en Wall Street. No puede haberlo porque la especulación es tan vieja como las montañas. Cualquier cosa que suceda en el mercado hoy, ha sucedido antes y sucederá otra vez.

-.        Siempre he encontrado beneficioso el estudio de mis errores.

-.        Solo hay un lado del mercado, y no es el lado alcista ni el lado bajista, sino el lado correcto.

-.        Un hombre debe creer siempre en sí mismo y en su juicio si piensa ganarse la vida en este juego. Por eso es por lo que no creo en las recomendaciones de valores concretos.

-.        Siempre y cuando una acción esté actuando bien, y el mercado también, no tenga prisa en recoger beneficios.

-.        Nunca compre una acción porque haya tenido una gran caída de su máximo anterior.

-.        Nunca venda una acción porque parezca cara.

-.        Nunca promedie las pérdidas.

-.        Nunca intento de predecir o anticipar. Yo sólo trato de reaccionar a lo que el mercado me dice por su comportamiento.

-.        El lado humano de cada persona es el mayor enemigo del inversor medio o del especulador.

-.        Los grandes movimientos necesitan tiempo para desarrollarse.

-.        No es bueno ser demasiado curioso sobre todas las razones que existen detrás de los movimientos de los precios.

-.        Pocas personas alguna vez ganan dinero con los consejos. Cuidado con la información privilegiada. Si existiese el dinero fácil, nadie vendría a ponerlo en tu bolsillo.

-.        Pienso que la gente necesita un líder, necesita que le digan lo que hay que hacer y como hacerlo. Siempre se mueven como una masa, como una manada ya que así se sienten más cómodos. Están asustados si se mantienen fuera de la manada y nadie quiere quedarse fuera del grupo, siguiendo la teoría de la opinión contraria.

-.        El temor y la esperanza siguen siendo iguales que antes, no han experimentado cambios; por lo tanto, el estudio de la psicología del especulador es tan válida como antes.

-.        Los enemigos mortales del especulador son: la ignorancia, la codicia, el miedo y la esperanza.

-.        El reconocimiento de nuestros propios errores no debería beneficiarnos más que el estudio de nuestros éxitos. Pero en todos los hombres, existe una cierta tendencia a evitar el castigo. Cuando asocias determinados errores con una paliza, no esperas a la segunda dosis, y por supuesto, todos lo errores cometidos en el mercado de valores, te hieren en dos puntos clave: el bolsillo y la vanidad.

-.        Los valores se manipulan hasta el punto más alto posible, y después se venden al público en el descenso.

-.        Un hombre deber creer siempre en sí mismo y en su juicio si piensa ganarse la vida en este juego. Por eso es por lo que no creo en las recomendaciones de valores concretos.

-.        Los principios del éxito en la especulación de valores se basa en la suposición de que la gente, en el futuro, seguirá cometiendo los mismos errores que se cometieron en el pasado.

-.        Se pondrá en riesgo la mitad de su fortuna en el mercado de valores con menos reflexión que se dedica a la selección de un automóvil de precio medio”. Livermore

-.        “El miedo le impide hacer tanto dinero como usted debe”. Livermore

-.        “El juego no cambia y tampoco lo hace la naturaleza humana. Al mismo tiempo me doy cuenta de que el mejor de todos los pronósticos, la más persuasiva de todos las verdades, es la cinta”. Livermore

-.        Mientras lo hace, con sólo pequeñas reacciones naturales y de vez en cuando, es una proposición bastante seguro para arrastrar con él.-

.         Pero si después de una larga subida constante una acción gira y poco a poco comienza a bajar, y sólo de vez en cuando pequeños mítines, es obvio que la línea de menor resistencia ha cambiado de arriba a abajo. Siendo éste el caso, ¿por qué alguien debería pedir explicaciones? Probablemente hay muy buenas razones por las que debe bajar ...

-.       Hice exactamente lo incorrecto. El algodón me mostró una pérdida y me quedé con él. El trigo me mostró un beneficio y lo vendí a cabo. De todos los errores especulativos hay pocos más que tratar de promediar un juego perdido. Siempre vende lo que muestra una pérdida y mantener lo que muestra un beneficio.

-.        Si todo lo que tengo es de diez dólares y corro el riesgo de que, estoy mucho más valiente que cuando corro el riesgo de un millón si he otro millón salado de distancia.

-.        Tengo amigos, por supuesto, pero mi negocio siempre ha sido el mismo - un solo hombre en su aventura. Es por eso que siempre he jugado una mano solitaria.

-.        Lo que me golpeó no estaba teniendo suficiente cerebro para mantener mi propio juego - es decir, a jugar en el mercado sólo cuando yo estaba convencido de que los precedentes a favor de mi juego. No es el tonto llano, que hace las cosas mal en todo momento en todas partes, pero también existe la calle tonto Wall, que cree que debe operar todo el tiempo. Ningún hombre puede tener razones suficientes para la compra o venta de acciones al día - o el conocimiento suficiente para hacer su juego un juego inteligente.

-.        Por un lado, el cierre automático de su comercio cuando el margen alcanza el punto de agotamiento era el mejor tipo de orden de stop-loss.

-.       El juego me enseñó el juego. Y no me perdonó varilla mientras enseñaba.

-.        Si alguien me hubiera dicho que mi método no iba a funcionar, sin embargo yo me lo he probado para asegurarse de que para mí, porque cuando estoy mal sólo una cosa me convence de ello, y es que, para perder dinero. Y yo soy justo cuando hago el dinero. Eso está especulando.

-.       Sabía, por supuesto, tiene que haber un límite a los avances y el fin de la compra loca de AOT-Cualquier cosa vieja y me dieron la baja. Pero cada vez que vendí perdí dinero, y si no hubiera sido que me encontré tan rápida que me habría perdido mucho más.

-.        Temprano esa caída no sólo se limpió de nuevo, pero yo estaba tan enfermo del juego ya no podía latir, me decidí a salir de Nueva York y probar algo diferente en otro lugar. Yo había estado negociando desde que cumplí catorce años. Yo había hecho mis primeros mil dólares cuando era niño a los quince años, y mi primer diez mil antes de que yo veintiuno. Yo había hecho y perdió diez mil juego más de una vez. En Nueva York había hecho miles y perdido. Me levanté a cincuenta mil y dos días después de que fui. No tenía otros negocios y sabía ningún otro juego. Después de varios años que estaba de vuelta donde empecé. No, peor, pues había adquirido hábitos y un estilo de vida que el dinero requerido, aunque esa parte no me molestó tanto como equivocarse de manera consistente.

-.        Hubo momentos en que mis planes estaba mal y mis acciones no funcionan como era de esperar, pero hizo lo contrario de lo que deberían haber hecho si se hubieran mantenido su consideración por los precedentes. Pero no me golpeó muy duro - no podía, con mis márgenes muy reducidos. Mis relaciones con mis corredores eran lo suficientemente amable. Sus cuentas y registros no siempre estaban de acuerdo con la mía, y las diferencias de manera uniforme pasó a ser en mi contra. Curiosa coincidencia, no! Pero he luchado por mi cuenta y por lo general ganado en la final. Siempre tenían la esperanza de obtener de mí lo que me había quitado. Consideraban mis ganancias como préstamos temporales, creo.

-        No me entiendan mal. Nunca permití placer para interferir con los negocios. Cuando perdí siempre era porque estaba mal y no porque yo sufría de disolución ni de excesos. Nunca hubo nervios destrozados o ron sacudidos extremidades a echar a perder mi juego. No podía permitirse cualquier cosa que me impedía sentir físicamente y mentalmente en forma. Incluso ahora estoy por lo general en la cama a las diez. Cuando era joven nunca me quedé hasta tarde, porque no podía hacer negocios correctamente en la falta de sueño.

-         Por ejemplo, yo había sido alcista desde el principio de un mercado alcista, y había respaldado mi opinión por la compra de acciones. Un avance seguido, como lo había previsto claramente. Hasta ahora, todo muy bien. ¿Pero qué más hice? ¿Por qué, he escuchado a los estadistas y frenó mi impetuosidad juvenil. Me hice a la idea de ser sabios con cuidado, de manera conservadora. Todo el mundo sabía que la manera de hacerlo era tomar ganancias y recomprar sus acciones en las reacciones. Y eso es precisamente lo que hice, o más bien lo que traté de hacer, porque a menudo tomaron ganancias y esperé una reacción que nunca llegó. Y vi a mis acciones van kitting diez puntos más y estar allí con mi caja fuerte ganancia de cuatro puntos en el bolsillo conservador. Dicen que nunca ir a la quiebra toma de ganancias. No, no lo haces. Pero tampoco seas rico tomando un beneficio de cuatro puntos en un mercado alcista.

-        Creo que fue un gran paso adelante en mi educación de comercio cuando me di cuenta por fin de que cuando el viejo señor Partridge siguió diciendo otros clientes: "Bueno, usted sabe que esto es un mercado alcista" que realmente significa para decirles que el dinero grande no estaba en las fluctuaciones individuales pero en general, es decir, no en la lectura de la cinta, pero en dimensionar todo el mercado y su tendencia movimientos-que.

-        El mercado no los golpearon. Golpearon a sí mismos, porque aunque tienen cerebros no pueden estar tranquilos. Tenía toda la razón en hacer y decir lo que hizo. Él no sólo tenía el coraje de sus convicciones, sino también la inteligencia y la paciencia para estar tranquilos.

-        Sin tener en cuenta la gran media vuelta y tratar de saltar y la salida fue fatal para mí. Nadie puede atrapar todas las fluctuaciones. En un mercado alcista del juego es comprar y mantener hasta que se cree que el mercado alcista está cerca de su fin.

-.       Recuerde que las existencias no son demasiado altos para que usted pueda comenzar a comprar o demasiado baja para comenzar a vender.

 -.       Suponga que compra su primer cien, y que le muestra inmediatamente una pérdida. ¿Por qué ha de ir a trabajar y tener más existencias? Tendría que ver a la vez que está en el error, por lo menos temporalmente.

-.       El incidente de Union Pacific en Saratoga, en el verano de 1906 me hizo más independiente que nunca de consejos y entrevistas - es decir, de las opiniones, conjeturas y sospechas de otras personas, sin embargo amigable o como poder podrían ser personalmente. Eventos, no vanidad, resultaron para mí que yo podía leer la cinta con más precisión que la mayoría de la gente acerca de mí. Yo también estaba mejor equipado que el cliente promedio de Harding Brothers en que yo era completamente libre de prejuicios especulativos. El lado oso no le atrae más que el lado alcista, o viceversa. Mi único perjuicio es firme en contra de ser malo.

-.       Cuando estoy mucho de las reservas se debe a que mi lectura de las condiciones me ha hecho alcista. Pero usted encontrará que muchas personas, la reputación de ser inteligente, que son optimistas porque tienen reservas. No permito que mis bienes - o mis predisposiciones o - para hacer cualquier pensamiento para mí. Por eso repito que yo nunca discuto con la cinta.

-.       Es evidente que lo que hay que hacer era ser alcista en un mercado alcista y bajista en un mercado bajista.

-.       Vine a saber que incluso cuando uno está adecuadamente bajista en el comienzo de un mercado a la baja, no es así para comenzar a vender en grandes cantidades hasta que no haya peligro de que el motor de nuevo-combustión.

-.       Por supuesto, si un hombre es sabio y afortunado, no va a cometer el mismo error dos veces. Pero él hará cualquiera de los diez mil hermanos o primos del original. La familia de error es tan grande que siempre hay uno de los widgets que quieres ver lo que puede hacer en la línea de juego de tontos.

-.       Perder dinero es el menor de mis problemas. Una pérdida nunca me preocupa después de tomarlo. Me olvido de toda la noche. Pero estar equivocado - no tomar la pérdida - que es lo que hace el daño en el libro de bolsillo y para el alma.

-.       "No puedo dormir", respondió el nervioso. "¿Por qué no?", Preguntó el amigo.

 "Estoy llevando tanto algodón que no puedo dormir pensando. Me lleva a cabo. ¿Qué puedo hacer yo? "  "Vender hasta el punto de dormir", respondió el amigo.

-.       Se pondrá en riesgo la mitad de su fortuna en el mercado de valores con menos reflexión que se dedica a la selección de un automóvil de precio medio.

-.       Suena muy fácil decir que todo lo que tienes que hacer es ver la cinta, establecer sus puntos de resistencia y estar listo para el comercio a lo largo de la línea de menor resistencia, tan pronto como lo ha determinado. Pero en la práctica que un hombre tiene que protegerse contra muchas cosas, y sobre todo contra sí mismo - es decir, en contra de la naturaleza humana.

-.       Un especulador tiene que preocuparse por ganar dinero con el mercado y no de insistir en que la cinta debe estar de acuerdo con él. Nunca discuta con ella o pedir razones o explicaciones.

-.        Él debe acumular su línea en el camino. Vamos a comprar una quinta parte de su línea completa. Si eso no le muestran un beneficio que no debe aumentar sus tenencias, porque, evidentemente, ha empezado mal, está equivocado temporalmente y no hay ningún beneficio en ser mal en cualquier momento.

-.        El miedo le impide hacer tanto dinero como usted debe.

Ese fue el único caso. No es un hombre de Wall Street que no haya perdido dinero tratando de hacer pagar del mercado un automóvil o una pulsera o un barco a motor o un cuadro.

-.       Más de una vez en el pasado me había quedado una cinta de zapatos en la que cientos de miles de personas. Tarde o temprano el mercado me ofrecería una oportunidad.

-.        El juego no cambia y tampoco lo hace la naturaleza humana.

Después he pagado mis deudas en su totalidad pongo una cantidad bastante razonable para las anualidades. Me hice a la idea que no iba a ser atado con correa e incómodos y menos una participación nunca más.

-.        Entre los peligros de la especulación de la ocurrencia de lo inesperado - que podría incluso decir del unexpectable - ocupa un lugar destacado.

-.        Comencé mis operaciones de compra en el invierno de 1917. Tomé un buen montón de café. El mercado, sin embargo, no hizo nada para hablar. Se continuó inactivo y en cuanto al precio, no fue como yo esperaba. El resultado de todo ello fue que simplemente llevaba mi línea en vano durante nueve largos meses.

-.        Opero en mi propia información y sigo mis propios métodos.

-.       Estaba completamente sin miedo, pero nunca temeraria. Él podía, y lo hizo, a su vez en un abrir y cerrar si descubría que estaba equivocado.

-.       Al mismo tiempo me doy cuenta de que el mejor de todos los pronósticos, la más persuasiva de todos los vendedores, es la cinta.