"El principal delito de la banca es su estupidez"  Nick Leeson.  Este comentario realizado por un trader que arruino a un banco refleja como no hemos aprendido nada del pasado, los bancos menos que los traders.

Cómo los grandes apalancamientos son la mayor forma de arruinarse en días o en minutos. Que alguna persona o entidad se anuncie dando la oportunidad de que uno se apalanque 200/1- 400/1 no es normal para una mente inteligente y que haya operado alguna vez en un mercado, si no es para llenar sus arcas de comisiones. Cómo invertir 40.000 € con solo 100 dicen, alucinante, al que solo el sello de la locura podría dar sentido. Simplemente jamás un trader debe de apalancarse más del 5% en un solo producto. El resto del capital se destina a reservas impervistas y en productos diferentes. Se recuerdan de ¿MFGLOBAL? Se apalancaron tanto que quebraron y era en su momento una de las mayores empresas de Bolsa del mundo.

La mística que se esconde detrás de las plataformas virtuales de trading, que la aprovechan los vendedores de cursos para crearle ilusiones falsas de que pueden hacer una fortuna en divisas, no en una sino en todas las del mundo. Y, no niego que se pueda hacer dinero en las divisas, pero eso no esta al alcance de aquellas personas que comienzan y que no tienen un capital más que suficiente, para mantener la posición, por los grandísimos apalancamientos y las terribles variaciones diarias en los precios demuestran lo contrario.

Hay miles de expertos, posiblemente tantos como gotas de agua en el atlántico, cargados de títulos y masters de lo más variado, algunos sin ningún valor detrás del mismo, que le explicarán cómo funciona el FOREX. Algo que ellos nunca han comprendido aunque se llamen hombres del Fórex. Se que ellos no operan en esas divisas, sino no darían cursos y operarían en el mercado por los grandes beneficios que aportan según ellos, en lugar de impartir lo que dicen ser sus enseñanzas o cursos. Es mas rentable una operacion $/€, en un buen movimiento en 1 hora, que diez cursos por 1.600 € alumno.

Las divisas son movimientos de alto riesgo para las personas normales y mucho más para los expertos. En mi caso un consejo me llevo a una operación de una gran importancia, el resultado fue tan desastroso en lo económico como el emocional y tanto influyó en mí que no puedo operar en divisas, en cualquier otra cosa pero en divisas es imposible. Solo abrir la boleta de cualquier moneda y el corazón suena apagando el resto de los sonidos. El nombre Forex me causa cierto pavor, ya que sufrí una de las mayores derrotas de mi vida. Y, cómo dice un compañero mío, “el niño que se quemo con leche cuando ve la vaca llora”.

Pero sin embargo siguen todos los expertos dando consejos de cómo operar en divisas el €/$, en €/Y, el $/L y todas las monedas del mundo contra todas. Muchas divisas parecen ser, para poder operar en serio en alguna de ellas para poder centrarse, aunque sea en una sola el $/€, moneda realizada para sustituir los pagos de los bonos USA y del déficit comercial norteamericano. Es decir con unas variaciones diarias que no es el lugar mágico de cómo hacerse rico sin equivocación.

Los intermediarios de las sociedades de valores, igualmente lo nombran como el paradigma, en busca de comisiones rápidas para sus agencias que permiten apalancamientos realmente alucinantes. Tanto es así, que ninguna cuenta pequeña llega a la media hora de cotización sobre todo en el dólar. Sus grandísimas variaciones por una causa o por la otra, bien porque hable el presidente de la FED, el del Banco Europeo, cualquier causa política, que se caiga un avión o simplemente se muera el perro del presidente Usa; es motivo para que el $ sufra una variación de 250 puntos básicos y eso es llevarse las garantías iniciales y mucho más, ya que el intermediario en el momento que no tiene margen de movimiento cierra las posiciones a mercado.

Y sin embargo los que se dicen expertos siguen y siguen explicándoles y le describirán con detalles su funcionamiento, les demostrarán que negociar con commodities estadounidenses no es complicado. Hay escuelas de trading en todos los Intermediarios, en todas páginas de Bolsa, en todos los lugares, hasta en la Venta Benito “El Trolas”. Abrirá Ud. la revista de economía y se encontrara con un chico guapo con el anuncio de la riqueza en divisas. Abrirá una Web y encontrara al mismo tipo vendiendo lo mismo y si mira una revista femenina encontrara una atractiva mujer que intentara convencerle que puede hacerse millonario, solo pinchando la tecla del $ para comprar o vender.

Pero se no se olviden de una cosa, que el trading comienza en uno mismo, con su propio dinero y su propio riesgo. Cuando se tienen muchas heridas en el trading, al igual como los guerreros, es cuando se empieza a tener respeto al adversario, es entonces cuando uno ha aprendido a controlarse a uno mismo de los propios excesos. A saber entrar en un mercado cualquiera, en su punto y hora exacto para tener una minima oportunidad de victoria, es cuando la presión desaparece  cuando se tiene el porcentaje de riesgo controlado, cosa que no ocurre en las divisas. Es entonces cuando se puede operar y eso se aprende de uno mismo y sobre todo de aquellos grandes operadores que nos precedieron, que entraban en el mercado, que arriesgaban su capital y que como todos también se cayeron. Pero nos dejaron sus experiencias  lógicos y sus razonamientos. El trading financiero proviene de la herencia que dejaron los grandes especuladores, como el legendario Jesse Livermore o el Sr. André Kostolan y otros muchos más que revisaban las negociaciones del algodón y del precio del café a través de la cinta de cotizaciones.

No conozco a ningún experto que haya hecho en público una entrada real en ninguna divisa, es indiferente que sea errónea o acertada, pero no conozco sus entradas y menos sus salidas del mercado. Solo en teoría, en sus consejos y en su análisis técnico. Pero de eso hecho a la realidad hay una gran diferencia totalmente distinta, el mercado de divisas es: presión, emoción y pánico. Que puede ser bueno o malo, pero eso no es garantía para tener éxito.

Sabemos que los buenos analistas son pésimos traders. Para enviar órdenes al mercado hay que tener algo más que conocimientos del mercado. Hace falta una cosa primordial, valor. Y este esta ausente en aquellos  que no envian las ordenes al mercado. No se tiene facilmente ese valor cuando en mercado te ha puesto varias veces de rodillas y todos los trader hemos sido puestos de rodillas, unos más que otros, al menos yo. Es entonces cuando se aprende a no cometer los mismos errores que se cometieron en el pasado y ese es el comienzo de un operador de mercados financieros.

The Elephant  13 abril 2014 09:31:42