Dedicado a mi joven sobrino, un buen trader.

No hay formula mágica para el Trading. Simplemente no existe ninguna fórmula para ninguno de nosotros. La mayoría de traders pasan la mayor parte de su tiempo buscando buenas operaciones y, creo que esta es la mejor de las decisiones que se pueden tomar, siempre he pensado que el punto de entrada es único, es el momento oportuno y a continuación dejar que el mercado se mueva; posiblemente podrá ponerse unos puntos en nuestra contra antes de que tome dirección a nuestro objetivo previsto. Si este no se confirma tenemos que tener la decisión de salir “a mercado” si no fuera con nuestra previsión. “La tendencia es la única evidencia clara para un trader inteligente”.

Si la entrada es correcta, nunca podemos perder el control sobre la misma. Cuando está fuera de los radios del lector de órdenes, es entonces cuando pondremos el STOP de protección. A partir de ese momento la suerte ya nos sonríe, si el mercado se gira es que estamos equivocados y hemos salido del mismo sin pérdidas. No es necesario retorcerse de dolor por haber entrado y que el mercado nos haya sacado. Tenemos 10 horas más al día para encontrar una nueva entrada que sea definitiva.

No podemos ni debemos cabalgar en una montaña rusa emocional y perder el elemento clave de la victoria: el dominio de nuestras emociones. Ud. al igual que yo tendrá que entrar varias veces en el mercado para que su posición sea firmemente ganadora, es entonces cuando tiene delante de Ud. la posibilidad de hacer dinero. Cuando la posición este protegida, solo necesitamos el control de la misma. Ver donde tiene las resistencias o soportes principales, para en esos lugares controlarla, ya que seguro que corregirá o rebotara, depende si la posición es larga o corta. Pero en esos encuentros los precios siempre tomaran un descanso antes de continuar con la tendencia definitiva. Ahí es donde tenemos que tener la capacidad para dominarnos.

Si su mente no está en sincronía con la dirección de los mercados o si ignora los cambios del mismo, su cuenta sufrirá. Si sigue la psicología de las masas, si sigue a las multitudes, entonces no tiene ninguna posibilidad de hacer dinero con el trading.

Todos los profesionales ganadores conocen la enorme importancia de la psicología en el trading, como elemento fundamental para tener éxito. Todos debemos de conocer nuestro propio Yo, para saber como reaccionamos, para saber cuando atacamos y cuando retrocedemos, cuando los mercados hacen sus pautas de descaso. Todos los aficionados a perdedores ignoran su propio Yo, es decir su psicología, por lo que esta profesión para ellos se convierte en un camino de lágrimas.

Para ser un buen trader hay que tener la mente abierta y pensar en la lejanía del movimiento del mercado. Estar más en el presente que en el pasado. Reconocer las tendencias y sus proyecciones, los giros o los cambios previsibles de aquellos movimientos que pueden ser reales. No las falsas alarmas creadas por los Creadores. No malgastar el tiempo y las energías en lamentaciones por las malas entradas o por habernos salido demasiado pronto y dejar de ingresar dinero por nuestro esfuerzo. El mercado es una expectativa de futuro, no del pasado. Es esa máquina de romper sueños y esperanzas.

Usted se pregunta ¿Por qué pierden el 99 % de los traders y son desplumados en los mercados? El trading es un mundo emocional muy arriesgado, que solo se puede controlar por uno mismo, nadie más puede aconsejarle. Esa es la razón.

Ud. podrá montar un negocio y salirle mal y perder 200.000 €. Este hecho podrá afectarle emocionalmente como a todo el mundo por la pérdida. Pero en el trading su mente no podrá soportar ver desaparecer ese mismo importe de dinero de su cuenta sin que le afecte de una manera muy especial. Se sentirá culpable por haber entrado.

El trading parece engañosamente fácil y, yo discrepo de esa afirmación. Es más difícil de lo que parece, posiblemente sea la profesión más difícil de la tierra. Se que muchos, muchísimas personas en este momento lo ponen como fácil y se tiran faroles de las posiciones que aciertan o dicen acertar.

Cuando un principiante gana se siente brillante e invencible. “Ese era yo en mis principios”. Entonces se asumen riesgos desproporcionados y lo pierde todo. “ese era yo”. Y, la dolorosa verdad que todos conocemos, es que hay un pequeño grupo de traders que han evolucionado en distintas formas de operar y una inmensa mayoría, que no lo han hecho y que posiblemente sean perdedores, por el desconocimiento del propio Yo.

La mayoría de los mejores analistas de mercado son pésimos traders, eso es conocido por todos, menos por ellos. A ellos les influye más que a nadie la psicología del mercado, el miedo a perder. Y, al parecer no hay distinción de nivel educativo, económico, ni barrera intelectual entre todos nosotros. Los unos aciertan y ganan, los otros se lamenten o no entran. Solo se puede ganar si se juega, es decir si se entra en el mercado. Al entrar se experimenta lo peor de nosotros mismos, la incertidumbre al futuro a todos nos causa miedo, que debe de ser controlado.

He visto a hombres temblar ante la pérdida por una mala entrada, a mujeres derretirse la pintura de sus ojos ante lo imprevisto, a otros hombres se les empapan sus manos de sudor hasta el punto de no poder manejar el ratón por la misma circunstancia, algunos temblarles las piernas más que si estuvieran ante el mismismo diablo. Ver a personas desaparecer después de enviar una orden al mercado, a la espera que les fuera favorable la entrada al no aguantar la presencia del movimiento del precio. Ver como la mente se les bloquea ante la realidad y ver algo bajista cuando es terriblemente alcista, o a la inversa. Es decir ver a personas equivocadas de la realidad.

Esta es la mente para la mayoría de los traders, la psicología, el miedo a perder, el mayor de los problemas de todos los que comienzan a operar en los mercados. Tanto es así que hacen operaciones desesperadas ante una posición perdedora, ante la no admisión de una pérdida.

¡Recuerden! Piramidar. Esta manera de operar, solo debe de hacerse cuando realmente se esta seguro de conocer el mercado y de cómo actuará, nunca antes. El llegar a un soporte o una resistencia para esperar un pequeño giro o rebote que nos saque del apuro.

Algunos se arriesgan y muchos lo hacen en una posición de mercado que sigue siendo un mercado en tendencia, no giro del mismo, ni cambio del mercado. Si es una posición perdedora hay que desaparecer del mercado como sea para evitar la acumulación de más pérdidas, al no estar en la dirección de la tendencia temporal o principal. A la cual nadie debe de aferrarse a esa posición para salvar unos puntos o unos dólares.

Ante estos casos la psicología moderna no tiene estudios suficientes para su aclaración, del porque se reacciona de esa manera. Los humanos todavía somos hombres primitivos en nuestro instinto poco evolucionado.

A veces parece que nada es suficiente, que siempre nos quedamos cortos en las proyecciones y no alcanzamos la meta prevista. Los traders analizaran y miraran el porque del alcance de los precios, que importe de dinero se arriesga en la entrada, para que la frustración no nos invada y nuestra mente no se quede confusa.

Las personas comienzan hacer trading por muchas razones, algunas racionales y muchas irracionales, otras por pura necesidad económica. El trading ofrece la oportunidad de ganar mucho dinero en poco espacio de tiempo, pero las estadísticas dicen la verdad y la realidad es que el 99% pierde dinero y en este porcentaje se amplia al 100% de los “expertos” que caminan por el comercio como funámbulos. El dolor que experimentan por dejar de ganar y salir con pérdidas ha quedado grabado en su mente de tal forma que cualquier esfuerzo para minimizarlas sería imposible, tardarán mucho tiempo en volver a operar al no saber ganar y no saber salir, todo queda grabado en su mente en forma de recuerdo.

Dicen que el trading simboliza la libertad, aunque a menudo no sepan qué hacer con esa libertad. Todo depende de lo que se entienda por libertad, para algunos más que libertad es esclavitud.

Todo trader que quiera ser ganador debe dominar tres componentes esenciales del trading: La entrada en el mercado y el porque de esa entrada "Cada momento en el mercado es único." “La tendencia es la única evidencia clara para un trader inteligente.“ Tendremos que tener una sólida psicología individual totalmente independiente de los demás, una disciplina espartana en la que jamás se saltará una estrategia ni un STOP. Un sistema lógico de trading, un apalancamiento totalmente razonable.

Si con lo expuesto anteriormente Ud. no consigue hacer dinero en el Trading, esta no es su profesión: No debe de preocuparse, déjelo ahora no espere a arruinarse, ni a que le salga un úlcera de estomago. Ud. podrá ser un buen maestro, un buen funcionario, un buen carpintero, un buen taxista, un gran empresario, e incluso un buen albañil aunque en este momento no haya ninguna obra.

Lo anteriormente mencionado siempre será mejor, que continuar en el trading que posiblemente le llevara a la ruina.

Desde hace años los traders se hacen la misma pregunta. El buen trader, ¿nace o se hace? Nadie nace médico, ni piloto de avión, ni capitán de barco, ni siquiera un buen ebanista. Conclusión: Los traders se hacen.

Todos hemos oído historias acerca de traders que han conseguido crecimientos espectaculares en sus cuentas durante un periodo de tiempo muy limitado. El trader siempre debe proteger sus posiciones para que en cualquier retroceso retirarse del mercado para que las pérdidas no golpeen a nuestra línea de flotación mental. Esta es la más peligrosa, el poder llegar a desconfiar de nosotros mismos.

Y, si bien esto es técnicamente posible, realmente no es muy habitual. Plantearse un objetivo tan ambicioso como obtener rendimientos espectaculares todos los años, solo lo conseguirán unos pocos. Ud. lo conseguirá si en el día a día, paso a paso, hace su propia operativa con acierto, es entonces cuando su mente madurara, se abrirá su experiencia al pasado, confiara en Ud. mismo, en la confianza de su gestión. Aprenderá del libro de su vida y dirá ay de mi!, No estoy presente más que en el pasado.

Porque si quiere ser un buen trader solo leyendo libros de Trading o asistiendo a cursos de “expertos”, no conseguirá absolutamente nada. Tendrá que meterse en el mercado que es el único maestro. Este es una evolución constante al igual que la mente humana para que esta se mentalice ante el peligro y Ud. deberá de estar en esa evolución. Hay algunos libros realmente buenísimos para leer, son pasado que podrán ayudarle. Otros sencillamente su mejor sitio es la hoguera. A todos nosotros solo nos interesa el futuro, el pasado solo como recuerdo.

Un buen trader es aquel que consigue ser fiel a si mismo y jamás se miente, reconocer el porqué de los errores. Entonces consigue tener su propio control y obtener los beneficios del mercado de una forma constante y ordenada durante espacios de tiempo prolongados. Aquellos privilegiados que han sido capaces de hacer una gran fortuna en un corto espacio de tiempo, ellos son y han sido los maestros. Existan personas con unas dotes naturales innatas para el comercio “que podrían venderle un coche viejo de segunda mano al precio de uno nuevo” pero ellos son la excepción.

La constancia, la inteligencia, el control emocional, la visión estratégica de un movimiento y la disciplina son los que les llevaran al éxito.

© Abril 21/4/2014 09:48:35  The Elephant  *