“La gente se vuelve loca en el seno de la multitud y solo vuelven a la realidad lentamente y uno por uno”. Charles Mackay
El mercado de Valores no es el único lugar en la vida donde las emociones humanas están fluyendo constantemente y pueden ser seguidos o trazadas. Los mercados de Valores actúan como un péndulo sobre todos los traders y con más fuerza en los nuevos iniciados, que oscila con la emoción y la psicología de las masas, como nos comenta el Sr. Mackay. Estas emociones no están limitadas solamente a la codicia, el miedo, la esperanza, emoción, tristeza, etc. Dado que el mercado está impulsado por los seres humanos y todos nosotros los que pinchamos “a mercado” hacemos que se formen emociones que nos afectan a nosotros mismos y estas emociones nunca cambian. Jesse Livermore señaló en más de una ocasión; “los hombres cambian, los jugadores cambian y los precios cambian, pero los patrones siempre se repiten porque son patrones basados ​​en las emociones humanas”.

Las emociones pueden y van a determinar el éxito o el fracaso de cada uno de nosotros mientras operamos en el mercado de Valores. Cuando se aprende a controlar las emociones, ya que estas son casi la totalidad del camino para recorrer en el Trading, yo diría que es 90 % de la operativa. Sin el control de las emociones, los beneficios serán muy difíciles de obtener, si es que se obtienen.

El Sr. Livermore fue un operador solitario, que operaba por su cuenta y riesgo. Los traders actuales con las nuevas técnicas de comunicación y la rapidez de los mercados, solo pueden operar en soledad para controlar las propias emociones, la angustia, la presión. Estos sentimientos no se pueden compartir con otras personas, ni las otras personas deben de transmitirnos sus emociones, presiones o miedos para influenciar nuestra operativa.

Por esas razones el trading debe ser el oficio más solitario del mundo si se desea tener éxito, nadie puede pensar en dos cosas al mismo tiempo, solamente puede concentrarse en una sola, en este caso debe ser el trading. Por eso los mejores traders se aíslan del mundo externo, para no oír el ruido emocional ni el económico. Tienen que ser independientes de la forma de pensar del resto del mundo que les rodea para ser lo que son, hombres en riesgo. No hacen predicciones sobre el mercado, ese no es su trabajo, solo buscan sus movimientos y reaccionan ante los mismos, allí toman las decisiones; no siempre serán acertadas, porque eso es imposible. Para los no aciertos se invento el STOP.

No se puede estar en compañía de nadie cuando se opera para no sentirnos influenciados por ninguna causa o motivo. El trading es muy difícil de pilotar en todos sus altibajos de los mercados y mucho más en el intradía para sacarle una buena rentabilidad. El intradía es como un potro sin domar y pocos salen de la doma sin algún rasguño. Si usted tiene una buena estrategia diaria  realicela, con una profunda disciplina permanezca en constante vigilancia a través de los distintos gráficos para la operativa diaria, entonces será uno de esos pocos que puede dominar al potro del mercado, pero seguro que alguna vez le tirara a tierra.

Es difícil de verter en nuestros sueños la operativa sin enfrentamos a nuestro propio vacío emocional interior, al propio ego, el Yo. Y ese acompañamiento no necesita la compañía ajena de nada ni de nadie. No podrá pensar y razonar claramente si otra persona interrumpe constantemente sus pensamientos. No podrá decidir la mejor forma de operar que tiene que realizar si al mismo tiempo se distrae, si atiende su Twitter, Facebook, Linkerdin, páginas de Bolsa y demás redes sociales para saber los amigos que tiene o los que le esperan.

 “Quien no juega no gana”, esta es la única realidad para todos los que operamos en los mercados y sabemos, que esto de la bolsa no es un juego para compartirlo con nadie; es un riesgo constante donde muchas veces se pierde el equilibrio económico y mental.

Por eso no hay mejor cosa que reconocer al pasado y, sobre todo el propio. Las cosas aprendidas de las experiencias pasadas sobre todo de las malas, porque estas siempre dejan malos recuerdos y por principio evitamos el sufrimiento. Nos decía el Sr. Kostalany "la bolsa es el salario del dolor, primero llega el sufrimiento y despues el dinero".

Una persona tiene que ser fuerte de carácter y ser capaz de evitar hundirse nuevamente en las decepciones al recordar el pasado como fantasías de los “días de gloria”. Cada día que se comienza a operar, es un día diferente a los del pasado y se debe operar invirtiendo toda nuestra energía en la creación del futuro de hoy.

Para poder conseguir ese futuro y entrar bien en el intradía o en las tendencias medianas o mayores, uno debe concentrarse solo en el mercado, en nada más, ya que los precios nos indicaran cualquier movimiento económico o político, ellos son los primeros conocedores.

Todos sabemos que los índices algunos días se comportan como unos locos depresivos y otros días como unos locos fanáticos. El gráfico del DAX de fechas pasadas nos demuestra lo que le puede hacer el mercado a un trader que este distraído. Si no ha entrado no pasa nada, si ha entrado y no esta en la dirección correcta, sería devastador para su cuenta, 287 puntos en unas horas. Este es un espacio de tiempo muy corto, es mucha la caída para que su mente pueda asimilarla. Posiblemente como siempre hace y esto sera lo que hará, romperá la directriz bajista y se volverá terriblemente alcista para intentar quitarle los puntos que hubiera a su favor y Ud. y yo, nos hemos quedado con la cara de sorpresa por no estar concentrados en muestro trabajo.

Los cirujanos y los traders parece que tenemos que tener la misma concentración cuando trabajamos, ellos con el bisturí y nosotros con el ratón. Ni ellos ni nosotros podemos distraernos. Si el cirujano se distrae el que esta en la camilla lo pasara mal, Si nosotros nos distraemos lo pasaremos peor.

Esa soledad es la que le permite a cada uno de nosotros analizar libremente el mercado sin que  otra persona pueda influenciarnos en nuestras formas de operar o de ver las proyecciones de los mercados y sus probabilidades. Siempre hay que estar separado de los demás. No hay nada más peligroso que varios traders motivados para explicarle cada 30 minutos su operativa a todos los amigos que hizo ayer y los que piensa hacer hoy. Por esa razón al conjunto hay que dejarlos que bailen solos.

© 9/5/2014  08:53:54  The Elephant    A