Un trabajo intelectual, el Trading.

El Trading es un trabajo intelectual nunca compatible con el mundo emocional. Las emociones influyen en todo ser vivo y en nosotros los humanos igualmente, con más intensidad por la racionalidad. Si no sabemos o no podemos contralar nuestras emociones, entraremos en la enfermedad del trader. "la euforia y la depresión". Por el cual solo hay una solución a nuestro problema, si se quiere ser trader. Las emociones, las noticias, los teléfonos y todo lo que no sea nosotros, deberá quedar fuera de nuestro trabajo, en la puerta.

Ahí solos, ante nosotros mismos, es donde podremos enfrentarnos a las pantallas donde están nuestros gráficos y nuestras órdenes. En esos lugares es donde el dinero sale de nuestra cuenta o de la de otros operadores, según las posiciones que hayamos tomado.

Y, detrás de nuestra pantalla hay unas 250.000 o 2.500.000 personas, algunas amateurs, algunos traders, otros terriblemente calculadores, las mentes más privilegiadas están detrás de nuestros monitores. Ellos quieren quitarnos nuestro dinero, nosotros solo somos uno más que esta ante el teclado, a la espera de que sea una buena entrada para no ser derrotados.

Pero ellos, son muchos contra uno solo, son demasiados, que están esperando que nos equivoquemos para que nuestro dinero sea ingresado en su cuenta. Y… ¿Yo me pregunto? si ellos son tantos, si les quitamos unos $ a cada uno, no se nota. Pero si todos me lo quieren quitar a mi, significa que me vacían la cuenta.

Recordemos que son contratos cero, lo que uno lo gana el otro lo pierde. Todo el mundo quiere ganar. Los intermediarios ganan nada más de que enviemos una orden de entrada y otra en la salida. Los Creadores nos hacen pensar en sueños imposibles y ellos serán los que intentaran, con las noticias, y con nuestras emociones, para vaciar las cuentas de todos esos 2.500.000 de personas que intentamos quitarnos el dinero los unos a los otros.

El Trading es el único oficio aparte del de banquero donde el quitar el dinero a los demás es legal. Contratos cero, nos lo quitamos los unos a los otros. Si nuestra mente no piensa en lo que debe de pensar, en el mercado puro. Los otros, nuestros adversarios nos quitaran el dinero si no tenemos los reflejos suficientes. Nosotros los que realizamos trading estamos en manos de los Creadores de mercado, igual que el ciudadano de apie esta en manos de la Banca, de cualquier clase de Banca, esta siempre gana, cuando pierde el papá Estado repone sus fondos. En la Banca del Casino, igualmente siempre gana. Cuando tienes una racha ganadora, te invitaran a una botella del mejor champán por ser el ganador y una rubia remolona te distraera y si la racha sigue, te invitarán a una botella de tu whisky favorito. Entonces tu racha cambiara ya que el alcohol y la inteligencia no son compatibles. Y la Banca-Casino recuperara aquello que tú le habías quitado. Los Creadores de Mercado y la Banca son entidades dificiles de derrotar y menos de domesticar.

En el mercado no hay ni una sola posibilidad  de ganar si nuestra mente, no esta concentrada en su trabajo, se se distrae de su Trading. Nos vendrán esos cien mil demonios personales y los diez millones de demonios ajemos, manipulados por el propio mercado para decirnos lo que tenemos que hacer. Es decir, estamos en un juego de, mentes fuertes contra mentes más débiles,  y...el trading no es para mentes débiles.

Esta es una de las razones por la que los traders deben de ser hombres solitarios mientras trabajan, para que nuestra mente este fría y serena. Para que sus manos sean ágiles al enviar las órdenes al mercado y su vista fina como la de un águila, para distinguir aquellas Empresas, Índices o Divisas en la que podamos entrar en el momento oportuno sin riesgo para nuestra cuenta. Tener la vista tan ágil que solo se puedan distinguir las “presas” ganadoras, aquellas que lo son, que nos permitan vivir tal como nuestros sueños sean de grandes.

Somos operadores de mercado, nuestras emociones y sentimientos deberán de estar lo más alejados posibles del teclado, para no ser influenciados por nadie. Las personas en el éxito del deporte, la ciencia, las artes y otras profesiones, se distinguen por la cantidad de tiempo que dedican a la deliberación, al razonamiento lógico. La mayoría de ellos pasan muchas horas diarias perfeccionando sus habilidades durante muchos años.

Nadie nunca deberá de estar cerca de una emoción para no oír el ruido del mercado, ruido de voces ajenas que enturbien nuestra mente, que es donde se almacenan nuestros sueños. Sueños que deberán de convertirse en realidad por puro sueño de triunfar. Nuestras decisiones, solo pueden ser planificadas y serenas, nunca pueden ser emocionales, porque estas nunca podrán llevarnos en nuestro caminar hacia el éxito.

Las emociones son distintas de los sueños, y la inteligencia es aquello que nos hace ser y reaccionar al distinguir el peligro y el fracaso.

Somos lo que debemos ser, sueños imposibles si la inteligencia la tenemos por encima de nuestras emociones.

 © 2/1/2015 The Elephant

AC