“No hay nada nuevo en Wall Street, porque la especulación es tan vieja como las montañas, pase lo que pase en el mercado de valores hoy, ha pasado antes y volverá a pasar de nuevo”. Livermore

Aunque exponer tus ideas o tus sueños a una multitud es arriesgarse a perderlos….. expongo aquello que pienso. He recibido algunos correos y me dicen que no actualizo el Blog. Si que lo hago, solamente que muchos artículos, gráficos y opiniones personales no están abiertas al público.
Hay más de 280 artículos cerrados, que me sirven para recordarme quien soy porque hago lo que hago y porque digo lo que digo.

Mi vejo amigo “el gran bajista” me dice, que no diga ciertas cosas, ya que nadie va entrar en la bolsa despues de lelerlos, y…me dice que cuide mi forma de escribir. Cierto es que algunos textos, tienen más mordacidad y acidez de la normal. Eso también es cierto, sé  que es más peligrosa una pluma que una espada, pero yo… siempre escribo, siempre escribiré. Cuando no se conoce la realidad, la mejor verdad es el silencio.

Mientras el Dow, el Dax u otro Índice cualquiera no se mueven, es cuando escribo o cuando está en la tendencia que va a mi favor, es cuando surgen las ideas. No sé de donde salen, no sé porque digo ciertas cosas y porque meto la pluma en la herida abierta. Pero todos los días lo hago. Algunos días lo hago mientras al fondo suena la música, o suena una poesía. Suena algo que mis oídos no lo oyen, pero si lo oye mi inconsciente, mi cerebro. Y allí surgen las frases, las palabras no dichas, lo que pienso, allí surgen las voces en silencio de un Liberal como yo. Que en realidad es un trader, que ha sentido el placer de tocar los cielos con los dedos, el haber sentido el dolor de dos derrotas más que históricas y la prudencia de decidir, donde cuando y como entro y porque entro.

Sé que nadie entiende mis gráficos, son diferentes, son distintos, así es como me lo dicen, “entendemos sus textos a la perfección y lo que en ellos dice” pero los gráficos no los entiende nadie con la excepción de yo mismo.

Nadie comprende porque entro en un punto determinado, donde entro y porque me salgo donde salgo. El Trading se hace en los puntos clave. Otras personas no consiguen comprender porque no uso medias, volumen, osciladores, Bollinguer, y otros indicadores de tendencias.

La identificación de las tendencias en los gráficos es simplemente una visión para predecir su dirección y sus posibles vueltas. Cientos de años y millones de gráficos han demostrado que los precios tienden a moverse en tendencias. Solo entro en empresas o Índices que tienen grandes volumenes, tan grandes que en un segundo puedo entrar o salir. Todos los indicadores me hablan del pasado y a mí, solo me interesa el futuro y lo que el mercado va hacer en los próximos segundos. Sí, segundos, puedo estar en una posición segundos y recoger 100 puntos de un Índice mayor.

Soy trader, soy cazador de un movimiento. Espero y espero, mientras la música suena, mientras en el teclado escribo a la espera del sonido de la alarma que me diga, ¡Llegó la hora! Y esa es la hora de la decisión. La prudencia de las derrotas pasadas, enseñan a luchar en las batallas del Trading, la agilidad mental esta siempre alerta ante lo imprevisto. Y en el mercado todo es un imprevisto.

Por eso no me entienden, por eso yo, no entiendo ni comprendo a esas personas que usan tantas medias, Bollinger, osciladores volúmenes y demás cosas raras que tapan la pantalla y con ella el precio, que es lo único que a mí me interesa.

Yo no acierto en todo lo que entro, eso lo sabe todo el mundo, incluido yo, de diez veces me conformo con acertar seis, y en las cuatro restantes, salgo del mercado en una fracción de segundo. (perdonen que sea tan cobarde, pero mas vale cobarde vivo que valiente muerto) decía yo.

Por esa razón todos los traders somos diferentes los unos a los otros. Unos los que comienzan y desconocen que “el Trading es el salario del dolor” otros que ya hemos pasado por esa experiencia y solo nos queda el haber aprendido de nuestros errores, de nuestro ego, de nuestra forma de sobre operar y sobre todo de lo malo que el mercado tiene.

El mercado en un mundo para muy pocos, es una profesión intelectual, es una profesión maldita donde todos los traders entran en “la euforia y la depresión”.

Una profesión a la que nadie debería de dedicarse, si su mente no esta preparada para sufrir las consecuencias de saber estar y actuar en los mercados. El Trading es un lugar no apto para cobardes.

Aunque se tengan los mayores estudios o títulos, todas las personas entran en el mercado sin preparación, como yo entre. Se aferran a una posición, pero en el salvaje mercado, les barren como a mí me barrieron. Y... luego, la avaricia, el miedo se convierte el un nudo gordiano que siempre les ahorca. A ustedes igual que a mí.

26/5/2015   twa
   The Elephant