Cuando a los 40 años consigues liberar tus alas del mercado, comprendes que es lo mejor que has conseguido hacer y esto te obliga hacer lo mismo por otras personas.

Un mal día de Trading, es vergonzoso, humillante y terriblemente demoledor emocionalmente, te sientes tan mal que es muy difícil mantener los nervios y la cabeza en su lugar, hasta que vuelves a confiar en ti mismo y se superan los acontecimientos pasados.

En los días buenos son tocar el cielo con las manos, casi un dios se cree uno, y casi el ego del Yo te destruye,  te ves como todo te sonríe, hasta pareces más elegante y más guapo, la ropa te sienta bien y te crees que parte del mundo debe de pertenecerte por ser quien eres.

El Trading te hace vivir los extremos de la vida, las emociones y las depresiones, hacen de ti un hombre diferente. Totalmente distinto a los demás en la forma de ser, de vivir y de pensar,  te hace perder la personalidad original propia. Si todo va bien y triunfas eres un semidios, si fracasas eres ese hombre débil, el que cree que todo el mundo le grita y le desprecia por no haber sabido estar en el momento y lugar oportuno. Ya que el 95% del mercado es psicología y el resto son precios.

Para ello la primera obligación de un trader, es que no le quiten ni un dólar, la segunda quitarles a los demás la mayor cantidad posible. La Banca y el Trading son dos profesiones que robar a los demás es legal. Si esto usted ya lo sabe,  debe saber a que dedicarse, a banquero o a trader. En estas profesiones tendrá la oportunidad de conseguir la riqueza si lo hace correctamente. Si quiere hacer la riqueza de otra manera no legal, posiblemente le busquen una celda en Alcalá Meco.

Para los traders no emocionales, las tendencia bajistas son las más emocionantes y las mas difíciles de contener. Las oleadas de pánico vendedor, hacen demoler todos los sentimientos y las rupturas de la mente por el propio pánico, y muchas veces no se encuentra el camino de la retirada.  

Para encontrar esos movimientos posiblemente necesitan operar en el extranjero, que es donde está la gran actividad económica. Un buen trader puede trabajar en cualquier país del mundo y en cualquier actividad financiera. Todo y en todos los lugares es igual. La mente humana no cambia en ninguna parte del mundo, por muy diferente que sea su cultura o su color. El amor al dinero, es demasiado amor en todas las partes. Recuerden que por el se roba y se mata.

No todos los artistas son primeras estrellas, tampoco los futbolistas o todos los deportistas, igual que todos los abogados, solo unos pocos son los mejores. Usted estará en esa masa de muchedumbre que piensa como la masa, como ganar dinero. Pero usted deberá de pensar como el mejor, y ser el más preparado mental y emocionalmente, entonces deberá de estar en contra de la dirección de la mayoría. Usted no debe de ir con la masa pública, pero tampoco tiene la obligación de correr contra ella. Solo ser  el primero que corre o tomar el primer atajo para su beneficio, sobrepasando a todos los demás.

El mercado son trabajos de mucho riesgo y la mente tiene que reaccionar en fracciones de segundo, esos, son lo que le diferencian  en ese corto espacio de tiempo, y son los que sobreviven sobre el adversario. Los que sobresalen de la multitud, los primeros son los ganadores, en pensar y en razonar lo correcto, y en la decisión acertada. El resto no tiene muchas posibilidades.

La mayoría de los humanos tiemblan ante una entrada perdedora que sea grande, otros esperan, para convertirla en posición ganadora, bloqueando la posición perdedora.

Ninguna batalla se ha ganado en la primera carga, ni en la segunda y sí en la última, después de aplicar las tácticas y las estrategias correspondientes. Todos los generales saben que en una batalla perderán una cantidad importante de hombres, pero el resultado final de la derrota o la victoria, esta en la estrategia aplicada en el momento  correcto, contra el adversario o el enemigo.

D. Alexander Elder nos decía que “el Trading es la profesión más peligrosa después de la guerra”. Estoy totalmente de acuerdo con él, y posiblemente sea superior. En la guerra se mure en un segundo, en el Trading te mueres poco a poco, un día un poco y otro día otro poco, hasta que al final eres un muerto viviente.

Algunos días lloraran delante de la pantalla, otros días le sudaran las manos, les tiemblan las piernas, se le quitara el apetito durante cierto tiempo y verán como el Trading no es eso que nos dicen, aquellos los que salen el la tele, los analistas, los predicadores y predoctores del mercado, los que te dicen que es fácil y que mañana pueden ser millonarios. Que en la bolsa se hace uno rico en dos días.

Y… digo yo. Vosotros que vendéis sueños y nunca verdades, a aquellos que no pueden defenderse y la necesidad les obliga arriesgarse, más allá de sus posibilidades económicas e intelectuales. Vosotros sois los malos de la “peli”.

Los predicadores, te dan consejo a cambio de venderte sueños en el paraíso, y si les das 100.000 $ te venden ese pedacito de cielo para ti solito. No, como los celtas que prestaban el dinero con la condición de devolverlo en  la otra vida. Pero sí, tenías la obligación de devolverlo.

Lo vendedores de sueños, venden algo que ellos nunca comprenderían y menos tendrían valor de hacer, te venden sueños imposibles. El sueño de D. Quijote contra los molinos, y el resultado nos lo cuenta D. Miguel de Cervantes.

En la vida del mercado es un mundo cruel, casi inhumano. Solo los que piensan con la mente y tienen la disciplina de los samuráis, los que tienen la inteligencia natural de sobrevivir, de ver las proyecciones, tienen una posibilidad, los demás no tienen ni una sola. Si no lo cree, lea las hemerotecas, o pregúnteselo a mi sillón del “lloro” a sí lo llamo, porque todos en él han contado sus penas y sus lágrimas.

El Trading no es un camino de rosas, solo hay rosas para los Creadores de Mercados y para los intermediarios, para el resto, será un valle de lágrimas. Si tiene dudas abra una cuenta y dígame si le ha durado un mes.

Dicen los expertos del Forex que es el paradigma de la riqueza. Y en ese lugar fue para mi “El Templo de la Muerte”. Si es el paradigma de la riqueza, que metan quinientos contratos quienes eso dicen, y veran lo que es ser un experto, para terminar en una clínica de desintoxicación emocional,  con un ataque de taquicardia, y de posible locura transitoria.  Expertos del Forex, nadie tiene derecho a mentir, y sí decir la verdad. Pongan sus posiciones abiertas al público para que se puedan leer y creer, y para que los que no somos creyentes, podamos creerles.

Jugáis con sueños de personas rotas, y los sueños rotos son como los jarrones de porcelana, los reparas pero nunca son los mismos.

© 4/6/2016

The Elephant.