El sueño de todo el que participa en bolsa es dar un pelotazo, es decir, escoger el valor adecuado que nos permita multiplicar el dinero por tres, cinco o diez veces en unos pocos días o meses. ¿Quién no ha soñado con eso? Se busca la piedra filosofal que nos revele cuál es el valor que necesitamos.

Y para buscar ese valor, nada mejor que seguir los consejos de los denominados expertos o analistas de bolsa, denominados igualmente Foros de Bolsa.  Como cualquiera puede comprobar, en esos lugares, los hilos más visitados son los de los “chicharros” volátiles, que suben de golpe con unas mínimas acciones un 10 ó un 15%, en varios días. En la primera página siempre están los que más suben, con los analistas  diciendo: “Ya os dije que se iba a disparar”, “voy ganando un 200%”…

A quien entra por primera vez y no está curtido en esto de la Bolsa, los ojos se le salen de las órbitas viendo lo que se puede ganar en esas acciones. Y lo mismo le da por comprar. A fin de cuentas, si todos ganan con el pelotazo, ¿por qué no lo voy yo  a poder hacer?.  Con toda la ilusión del mundo compra las acciones que jamás deben de comprarse. Nunca jamás se compran estas empresas. Astroc, Vueling, Grifols, Ercros, Avanzit, Fersa, Cem. Portlan, Zinkia y un largo etc.

A partir de ahí pasa lo que tiene que pasar. El valor que en un día lo subieron un 15 %, al día  o a los dos días siguientes se desploma escandalosamente y el novato inversor ve con incredulidad como su dinero se evapora en unos días, al tiempo que todos los que  jaleaban las subidas ya no están allí para comentar las bajadas. Y la historia se acabó.
Esa es  una de las razones por las cuales nosotros no entramos en empresas pequeñas y en aquellas que no tengan la liquidez suficiente para cerrar las posiciones en segundos. Solo los grandes nos interesan, las demás no existen para nosotros, por muchos movimiento  que puedan hacer en un día.
 
Sin secretos
Reflexionando un poco vemos que no hay grandes secretos. Los pelotazos son escasos porque son infrecuentes y difíciles de encontrar. Esos pelotazos solo los dan aquellos que están sentados en el Consejo  de Administración, y ninguno de nosotros estamos sentados en ese sillón.

Si fuesen abundantes  el 90 % de las personas que interviene en el mercado   no perderían dinero sino todo lo contrario. Así de sencillo. Y en la mayoría de casos son los “pelotazos” los que encuentran a aquellos  que entraron en esas  empresas sin solvencia y liquidez, denominadas “chicharros”, para dejar sus cuentas a cero.

Quizá por eso sigo en el mercado, tratando de obtener márgenes suficientes de  empresas grandes,  de  gran volumen y muchísima liquidez, igual que en los Indices, o productos sintéticos,  solo entramos en aquellos que nos pueden dar la oportunidad de cerrar las posiciones en segundos, para salir del mercado sin que las perdidas nos atropellen o nos pillen con el pie cambiado.
 
Quienes buscan el pelotazo de forma compulsiva suelen acabar fuera del mercado en un tiempo excesivamente corto y sin dinero.
Los denominados "chicharros" son excesivamente peligrosos hasta para los muy expertos del mercado,  dejándole a uno colgado en el valor o en sus acciones durante varios años sin poder retirarse de ella sin grandes perdidas, al no poder salir del mismo por no tener contrapartida  para su venta.

No hay cosa más importante para un Trader o un especulador que  poder salir del mercado en el momento que lo desee,  para  que un valor no  nos deje pillados, o sencillamente nos estrangule.
De lo que se escribe y de los consejos que se dan de esas empresas, no hay que creérselo todo, ya que las consecuencias pueden ser funestas.

The Elephant