La  especulación  en valores de Bolsa nunca morirá para aquellos que nos dedicamos a esta profesión un poco especial, casi irracional, que nos ocasiona unos comportamientos quizás diferentes a  la mayoria de  las demás personas, por el gran esfuerzo mental y psíquico que se tiene que realizar; por eso somos diferentes.

Todos los días  nuestras estrategias tienen que estar  preparadas a primera hora de la mañana, para tomar las decisiones oportunas, comprar o vender. La mente tiene que estar lo más lucida posible, relajada y descansada, nos enfrentaremos como siempre a otro día, posiblemente un día duro. No siempre salen las cosas bien, los imprevistos, nosotros mismos somos la mayoria de las veces el mayor problema, cualquier echo o noticia  puede influir  en todo lo que  cotice.
En nuestro caso nos afectan los CFDs y ETFs,  Bund, $,  EUROSTOX, el maquiabelo del S&P500.  Indice que hace sufrir una inmensa presión por su comportamiento y  su movimiento, rápido e impredecible por el comportamiento de su CUIDADOR, que conoce y tiene su sistema informático preparado en contra de toda  la psicología de las personas que compran o venden valores, y la de cualquier Trader,  por muy experimentado que este sea.

La especulación en los mercados  de Valores nunca desaparecerá igual que nunca desaparecerá la noche y el día. Es recomendable  avisar de los peligros que estos mercados encierran para todas las personas. No podemos evitar que las personas, la mayoria de ellas hagan malos  pronósticos por mucha que sea su experiencia. Los planes mejor preparados y las estrategias más elaboradas, siempre pueden tener  un movimiento inesperado, incluso inesperable.
El desastre siempre puede estar presente, sobre todo en las posiciones largas. Los precios pueden caer al suelo, pero jamás llegaran al cielo. Incidentes políticos, desastres naturales, burbujas no controladas, una y mil causas y un millón de imprevistos pueden hacer que los precios se derrumben en días o minutos. Incluso el propio protagonismo y la propia vanidad de uno, puede ser la causa del desastre.

La especulación insiste todos los días en modificar los comportamientos de los hombres y mujeres, que igualmente  insisten todos los días en  tomar parte en el juego peligroso para hacerse ricos en muy corto tiempo con el mínimo esfuerzo. Participando  en un juego peligroso en el que las posibilidades de éxito son escasas, si no se conoce el juego del Mercado. El propio mercado es tan culpable de la insensibilidad ética, como la persistencia de ciertos abusos, cometidos constantemente por Entidades y Creadoras  controladoras del sistema y nunca corregidas por la Autoridad Pública.

La especulación  con los valores de Bolsa, es muchísima y últimamente mucho más en las materias primas y en las Divisas, la especulación ha sido siempre difícil y beneficiosa para ambas partes, los cortos ayudan a subir los precios en la recompra  y los largos ayudan a bajar los precios en la venta,  posiblemente cada día será mucho más, todo ello alimentado por las Sociedades de Valores y los Intermediarios Financieros, como entidades que viven de las comisiones de los que intervenimos en el mercado.

Hoy, las Bolsas de Valores tienen infinidad de empresas cotizadas con impresionante volumen y capitalización, siempre permiten hacer el Trading que más pueda  beneficiarnos, tanto en largo, como en corto, eso hace que cada día sean más las personas que entren en el mercado, sobre todo por la gran publicidad de las Agencias de Valores, por los beneficios que les proporcionan las comisiones, y por la publicidad de las propias empresas de Bolsa. A las Bolsas les interesa el gran movimiento de capitales, de los cuales ellas cobran sus cánones. Esta es la causa por la que promocionan la especulación.

Hay miles de empresas de Intermediación y millares o millones de personas que compran y venden acciones especulativamente diariamente. Pero las estadísticas dicen que no son muchas las que obtiene el éxito. De cierta manera el público siempre o casi esta en el mercado y posiblemente siempre pierde dinero. Nuestros mayores enemigos somos nosotros mismos, el miedo que nos puede atenazar, no olvidemos que el miedo es un instinto de supervivencia, pero el miedo da valor  para continuar en el propio juego, la codicia y la ignorancia  del propio juego de la Bolsa y la esperanza de que mañana haya una recuperación. Estos son nuestros enemigos que podríamos decir que económicamente son mortales.
Todos los libros escritos de bolsa y  todas las normas escritas, nunca podrán modificar los sentimientos de las personas anteriormente mencionadas, para que se puedan eliminar esos enemigos del ser humano.

Otra fuente  de las enormes perdidas que se pueden ocasionar, consiste en proporcionar  por los medios de comunicación informaciones erróneas o manipuladas deliberadamente. Donde los Creadores, Entidades de  Calificación, puedan dar pronósticos o determinadas calificaciones sesgadas. Este es el enemigo más peligroso,  psicológicamente disfrazado de muy diversas formas, altera el comportamiento de las personas, y por lo tanto  afecta a su comportamiento en la toma de decisiones correctas.

El hombre normal que opera siguiendo las recomendaciones de los medios de Comunicación o bien los consejos de los Directores de las Entidades Financieras, casi siempre llega al fracaso, porque  no puede defenderse de esos consejos manipulados. Fíjense en las Agencias de noticias Financieras  cualquier día y se sorprenderá  de ver el elevado numero de afirmaciones  semi-oficial que publican. Todas ellas parciales.

El inteligente estudio en la especulación en todos los campos, el Traders de acciones o el ciudadano normal, debe tener en consideración solamente los hechos del precio que quiere pagar por un valor, con el propio conocimiento del movimiento del mismo y los limites de su juego y riesgo.
Además de determinar el método o modo  de hacer dinero con el mínimo riesgo. Siempre se debe de evitar como norma básica perder dinero, tener la primera entrada con acierto, esta es la primera base para el éxito, y siempre salirse con las mínimas perdidas. La segunda opción,  debe ser lo que hay que hacer para conseguir el dinero en el Mercado.
Este hecho nos debe de  hacer comprender, como se pueden manipular los valores y como son manipulados constantemente y diariamente. Todos los días lo vemos al encender la computadora. Todo en rojo, o todo en verde, o casi todo. ¿Alguien cree que es posible poner a 2.300.000 empresas  de acuerdo en el mismo movimiento de sus precios? ¿Acaso se puede poner a 20.000.000 de personas de acuerdo en que compren un valor en un momento determinado y lo vendan en un momento determinado? Sencillamente no es posible, y nunca lo será.
Esa es la manipulación de los Creadores de Mercado, de las Agencias de Calificación, de las propias entidades que conocen el propio juego y la propia manipulación, de como la realizan y como deben ellos de realizarla.

El  crack de los tulipanes que se produjo en los  Países Bajos en el siglo XVII  es uno de los más conocido, “un lote de 99 tulipanes de gran rareza se vendió por 90.000 florines: Fue la última gran venta de tulipanes. La burbuja estalló, todo el mundo vendía y nadie compraba.  La falta de garantías de ese curioso mercado, la imposibilidad de hacer frente a los contratos y el pánico llevaron a la economía holandesa a la quiebra”.

Desde entonces ha habido infinidad de crack y de quiebras, los hombres y mujeres seguimos comprando y vendiendo, siempre son los mismos objetivos  y deseos, y siempre es la especulación por diferencias.

Por  todo lo anterior comentado, el pueblo llano y los no profesionales,  tienen muy pocas posibilidades de supervivencia, si no han entrado en una tendencia alcista o bajista de un ciclo financiero, y si no saben salirse a tiempo, si no comprenden que la Bolsa es un mercado de engaño

Escrito el 18/7/2011 The Elephan