Poesía XI

Escrito por Super User. Publicado en Poesía

Me miraste a los ojos, penetrando,
en lo más profundo de mi alma.
El cristal azul de tus pupilas,
me mostraba, mi imagen reflejada.

Me miraste y pediste temblorosa
que un te amo saliera de mis labios,
pero ellos ya no tienen más palabras
pues los golpes de la vida los han cerrado.

Me miraste y tu pelo se erizaba,
y una gota redonda en tu pupila
que brotó, de un corazón roto
y cayó recorriendo tu mejilla.

Me miraste y tu rostro empapado
me exigía una palabra, una respuesta,
y mentí diciéndote, te amo,
por ganar de tu cara una sonrisa.
Walt Whitman

Date a volar
Anda, date a volar, hazte una abeja,
En el jardín florecen amapolas,
Y el néctar fino colma las corolas;
Mañana el alma tuya estará vieja.
Anda, suelta a volar, hazte paloma,
Recorre el bosque y picotea granos,
Come migajas en distintas manos
La pulpa muerde de fragante poma.
Anda, date a volar, sé golondrina,
Busca la playa de los soles de oro,
Gusta la primavera y su tesoro,
La primavera es única y divina.
Mueres de sed: no he de oprimirte tanto
Anda, camina por el mundo, sabe;
Dispuesta sobre el mar está tu nave:
Date a bogar hacia el mejor encanto.
Corre, camina más, es poco aquello
Aún quedan cosas que tu mano anhela,
Corre, camina, gira, sube y vuela:
Gústalo todo porque todo es bello.
Echa a volar, mi amor no te detiene,
¡Cómo te entiendo, bien, cómo te entiendo!
Llore mi vida, el corazón se apene
Date a volar, amor, yo te comprendo.
Callada el alma, el corazón partido,
Suelto tus alas, ve, pero te espero.
¿Cómo traerás el corazón, viajero?
Tendré piedad de un corazón vencido.
Para que tanta sed bebiendo cures
Hay numerosas sendas para ti
Pero se hace la noche; no te apures
Todas traen a mí.
Alfonsina Storni Martignoni

 

Frente al mar
Oh mar, enorme mar, corazón fiero
De ritmo desigual, corazón malo,
Yo soy más blanda que ese pobre palo
Que se pudre en tus ondas prisionero.
Oh mar, dame tu cólera tremenda,
Yo me pasé la vida perdonando,
Porque entendía, mar, yo me fui dando:
"Piedad, piedad para el que más ofenda".
Vulgaridad, vulgaridad me acosa.
Ah, me han comprado la ciudad y el hombre.
Hazme tener tu cólera sin nombre:
Ya me fatiga esta misión de rosa.
¿Ves al vulgar? Ese vulgar me apena,
Me falta el aire y donde falta quedo,
Quisiera no entender, pero no puedo:
Es la vulgaridad que me envenena.
Me empobrecí porque entender abruma,
Me empobrecí porque entender sofoca,
¡Bendecida la fuerza de la roca!
Yo tengo el corazón como la espuma.
Mar, yo soñaba ser como tú eres,
Allá en las tardes que la vida mía
Bajo las horas cálidas se abría
Ah, yo soñaba ser como tú eres.
Mírame aquí, pequeña, miserable,
Todo dolor me vence, todo sueño;
Mar, dame, dame el inefable empeño
De tornarme soberbia, inalcanzable.
Dame tu sal, tu yodo, tu fiereza,
¡Aire de mar! ¡Oh tempestad, oh enojo!
Desdichada de mí, soy un abrojo,
Y muero, mar, sucumbo en mi pobreza.
Y el alma mía es como el mar, es eso,
Ah, la ciudad la pudre y equivoca
Pequeña vida que dolor provoca,
¡Que pueda libertarme de su peso!
Vuele mi empeño, mi esperanza vuele
La vida mía debió ser horrible,
Debió ser una arteria incontenible
Y apenas es cicatriz que siempre duele.

 Alfonsina Storni Martignoni

 

Esta tarde
Ahora quiero amar algo lejano
algún hombre divino
que sea como un ave por lo dulce,
que haya habido mujeres infinitas
y sepa de otras tierras, y florezca
la palabra en sus labios, perfumada:
suerte de selva virgen bajo el viento
Y quiero amarlo ahora. Está la tarde
blanda y tranquila como espeso musgo,
tiembla mi boca y mis dedos finos,
se deshacen mis trenzas poco a poco.
Siento un vago rumor; toda la tierra
está cantando dulcemente. Lejos
los bosques se han cargado de corolas,
desbordan los arroyos de sus cauces
y las aguas se filtran en la tierra
así como mis ojos en los ojos
que estoy soñando embelesada.
Pero
Ya está bajando el sol de los montes,
las aves se acurrucan en sus nidos,
la tarde ha de morir y él está lejos
lejos como este sol que para nunca
se marcha y me abandona, con las manos
hundidas en las trenzas, con la boca
húmeda y temblorosa, con el alma
sutilizada, ardida en la esperanza
de este amor infinito que me vuelve
dulce y hermosa.
 
Alfonsina Storni Martignoni
 

Leonard Cohen
Mil besos de profundidad

Los ponis corren, las muchachas son jóvenes,
las probabilidades son que hay que superar.
Usted gana un tiempo, y entonces ya está hecho
su racha de victorias poco.
y llamó a hacer frente ahora a
con su derrota invencible,
vives tu vida como si fuera real,
mil besos de profundidad.

Estoy haciendo trucos, me voy a fijar,
estoy de vuelta en Boogie Street.
usted pierde su agarre, y luego te deslizas
en la Obra Maestra.
y tal vez yo tenía millas para conducir,
y se compromete a mantener:
usted abandonar todo para seguir con vida,
mil besos de profundidad.

y a veces cuando la noche es lenta,
el, miserable y los mansos
nos reunimos nuestros corazones y van,
mil besos de profundidad.

Confinados al sexo, presionamos contra
los límites del mar:
vi que no había dejado océanos
por carroñeros como yo
llegué a la cubierta de proa
me bendijo nuestra flota remanente
y entonces consintió en ser destruido,
mil besos de profundidad.

Estoy haciendo trucos, me voy a fijar,
estoy de vuelta en Boogie Street.
supongo que no va a intercambiar los regalos
que estaban destinados a conservar.
Y tranquilo es el pensamiento de usted,
el archivo sobre usted completa,
salvo lo que se olvidó de hacer,
mil besos de profundidad.

Y a veces cuando la noche es lenta,
el, miserable y los mansos
nos reunimos nuestros corazones y van,
mil besos de profundidad.
Los ponis corren, las muchachas son jóvenes,
las probabilidades son que hay que superar. . .

SI NO FUESE POSIBLE
SI no fuese posible tu presencia
tendría que inventarte sin dudarlo
te buscaría en cada cosa
le pondría tu nombre a mis sueños
y haría de cada suspiro...
una caricia en tu piel.

Si no fuese posible tus caricias
tendría mil formas de tenerte
cerraría mis ojos solo para verte
dibujaría tu rostro en el aire
para besar tu recuerdo...
pintaría tu recuerdo para vestirte de caricias
y haría de ti mi soñar.

Ya lo sabes, si no fuese posible tu presencia
tendría que inventarte sin dudarlo
para buscar tus manos y
entrelazar las mías
y hacer con ellas nuestros juegos de amor.
 
Si no fuera posible tu presencia...
le contaría al viento mis secretos
ya no sé estar son ti un momento
te respiro, te presiento...
te vivo y te siento como si estuvieras aquí
Si no fuera posible tu presencia...
le pondría sonidos al silencio
cuando por las noches te recuerdo
y en mi silencio escucho tu voz.
 
Sabes que te escucho, sé cuando te acercas
y sin dudarlo te entrego todo de mí
Si no fuese posible tu presencia
a quien le diría, te extraño
¿a quien un "te amo" dulce, y ...
una rosa en un papel?
Si no fuese posible tu presencia tendría que inventarte sin dudarlo.
Tengo nostalgia de ti, mi amor
de tu voz, de tu amor y de tu dulce piel.

ALFONSINA STORNI

 

Dicen que el nacido libre vivió sin ser liberado,
que sólo marcó su huella en el corazón del llanto,
que nadie ya le recuerda, que nunca le recordaron...
La tristeza le abrazó con un abrazo callado...
La historia de uno de tantos que tantos otros pasaron,
que demuestran lo olvidado del regalo del ausente,
que desprecian lo presente del olvido regalado...
No hay lugar para el que piensa,
no hay lugar para el pensado...
Desnudo, como bagaje el ultraje lacerado.
Como destino el secreto permitido
del reposo no aflorado...
Dicen que el nacido libre vivió sin ser liberado...
No es más cierto que vivir, no es pasar sin ser dañado,
es pasar sin hacer daño...

D. José Ramón Marcos Sánchez
http://www.joseramonmarcos.com


ACUERDATE DE MI

Acuérdate de mí cuando la aurora
abra el Sol el mágico palacio,
cuando la meditabunda, soñadora,
cruce la noche el silencioso espacio,
cuando al placer tu corazón palpite,
cuando la tarde a delirar te invite,
oye una voz que se dirige a ti
diciéndote a través del Océano:

¡Acuérdate de mí!

Acuérdate de mí cuando el destino
te haya para siempre para mi eclipsado,
cuando ya sienta el pobre peregrino
marchito el corazón desesperado,
piensa en mi amor, en nuestro adiós supremo,
que yo sé amar y serte fiel no temo,
y el pecho que una vez latió por ti
mientras palpite clamará doliente:

¡Acuérdate de mí!

Acuérdate de mí cuando ya inerte
mi destrozado corazón sucumba,
cuando la flor piadosa de la muerte
sonría sobre el mármol de mi tumba,
¡ay! ¡Ya no te veré! Pero mi alma
de la alta noche en la solemne calma
como una hermana fiel volverá a ti
y oirás que te murmura dulcemente:

¡Acuérdate de mí!
ALFREDO de MUSSET


MUJER AL SOL
Una mujer al sol es todo mi deseo,
viene del mar, desnuda, con los brazos en cruz
y la flor de los labios abierta para el beso
y en la piel refulgente el polen de la luz.

Una hermosa mujer, los senos en reposo
y caliente de sol, nada más se precisa.
El vientre terso, el pelo húmedo y una sonrisa
en la flor de los labios, abierta para el gozo.

Una mujer al sol sobre quien yo me arroje
y a quien beba y me muerda y con quien me lamente,
y que al someterse se enfurezca y solloce,

e intente rechazarme, y que al sentirme ausente
me busque nuevamente y se quede a dormir
cuando yo, apaciguado, me disponga a partir.
Vinicius de Moraes

 

¿Cómo iba a saber ?
Yo me encuentro sola
Frente a sus demonios, así como de las minas
Deseando por el pasado que las palabras no pueden encontrar.

Pero en algún lugar de la noche
La música en mi mente se llena de vida
Oigo inquietante canción de cuna del amor.
Y canta a la vez que una vez conocimos
Un tiempo en que todo lo que podía respirar que fue
Pero nunca temporadas siendo el tono perfecto
Nuestro amor no es lo mismo por lo que debe
Cambiar ... cambio ... el cambio

¿Cómo iba a saber
Que con el tiempo va a ir
Dejando a encontrar lo que
Había desaparecido en medio de nuestras vidas

Pero en algún lugar de la noche
La música en mi mente se llena de vida
Oigo inquietante canción de cuna del amor
Y canta a la vez que una vez conocimos
Un tiempo en que todo lo que podía respirar que fue
Pero nunca temporadas siendo el tono perfecto
Nuestro amor no es lo mismo por lo que debe
Cambiar ...

Una vez que tuvimos el verano en el otoño
Ahora mi corazón sabe lo que es
Para perderlo todo ...
Walt Whitman


SI no fuese posible tu presencia
tendría que inventarte sin dudarlo
te buscaría en cada cosa
le pondría tu nombre a mis sueños
y haría de cada suspiro...
una caricia en tu piel.

Si no fuese posible tus caricias
tendría mil formas de tenerte
cerraría mis ojos solo para verte
dibujaría tu rostro en el aire
para besar tu recuerdo...

Pintaría tu recuerdo para vestirte de caricias
y haría de ti mi soñar.
Ya lo sabes, si no fuese posible tu presencia
tendría que inventarte sin dudarlo
para buscar tus manos y
entrelazar las mías
y hacer con ellas nuestros juegos de amor

Si no fuera posible tu presencia...
le contaría al viento mis secretos
ya no sé estar son ti un momento
te respiro, te presiento...
te vivo y te siento como si estuvieras aquí

Si no fuera posible tu presencia...
le pondría sonidos al silencio
cuando por las noches te recuerdo
y en mi silencio escucho tu voz
Sabes que te escucho, sé cuando te acercas
y sin dudarlo te entrego todo de mí
Si no fuese posible tu presencia
a quien le diría, te extraño
¿a quien un "te amo" dulce, y ...
una rosa en un papel?
Si no fuese posible tu presencia tendría que inventarte sin dudarlo
tengo nostalgia de ti mi amor
de tu voz, de tu amor y de tu dulce piel.
Autor desconocido

 

NO TE DETENGAS 

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase de ti sin que la vivas ...


AUSENCIA
Dejaré que muera en mí el deseo
de amar tus ojos dulces,
porque nada te podré dar sino la pena
de verme eternamente exhausto.
No obstante, tu presencia es algo
como la luz y la vida.
Siento que en mi gesto está tu gesto
y en mi voz tu voz.
No quiero tenerte porque en mi ser
todo estará terminado.
Sólo quiero que surjas en mí
como la fe en los desesperados,
para que yo pueda llevar una gota de rocío
en esta tierra maldita
que se quedó en mi carne
como un estigma del pasado.
Me quedaré... tu te irás,
apoyarás tu rostro en otro rostro,
tus dedos enlazarán otros dedos
y te desplegarás en la madrugada,
pero no sabrás que fui yo quien te logró,
porque yo fui el amigo más íntimo de la noche,
porque apoyé mi rostro en el rostro de la noche
y escuché tus palabras amorosas,
porque mis dedos enlazaron los dedos
en la niebla suspendidos en el espacio
y acerqué a mí la misteriosa esencia
de tu abandono desordenado.
Me quedaré solo como los veleros
en los puertos silenciosos.
Pero te poseeré más que nadie
porque podré irme
y todos los lamentos del mar,
del viento, del cielo, de las aves,
de las estrellas, serán tu voz presente,
tu voz ausente, tu voz sosegada.
Vinicius de Moraes

POEMA DE NACIMIENTO

Para eso fuimos hechos:
para recordar y ser recordados
para llorar y hacer llorar
para enterrar nuestros muertos
por eso tenemos brazos largos para los adioses
manos para coger lo que fue dado
dedos para cavar la tierra.
Así será nuestra vida:
una tarde siempre olvidándose
una estrella apagándose en la sombra
un camino entre dos túmulos
por eso precisamos velar
hablar bajo, pisar leve, ver
la noche dormir en silencio.
No hay mucho que decir:
una canción sobre una cuna
un verso, tal vez, de amor
una oración por quien se va
que esa hora no se olvide
y por ella nuestros corazones
se entreguen, graves y simples.

Pues para eso fuimos hechos:
para esperar el milagro
para participar de la poesía
para ver la cara de la muerte
de repente nunca más esperaremos…
hoy la noche es joven; de la muerte sólo
nacemos, inmensamente.

Vinicius de Moraes

  

Sed de belleza
Solo, estoy solo: viene el verso amigo,
Como el esposo diligente acude
De la erizada tórtola al reclamo.
Cual de los altos montes en deshielo
Por breñas y por valles en copiosos
Hilos las nieves desatadas bajan
Así por mis entrañas oprimidas
Un balsámico amor y una avaricia
Celeste, de hermosura se derraman.
Tal desde el vasto azul, sobre la tierra,
Cual si de alma de virgen la sombría
Humanidad sangrienta perfumasen,
Su luz benigna las estrellas vierten
Esposas del silencio- y de las flores
Tal el aroma vago se levanta.
Dadme lo sumo y lo perfecto: dadme
Un dibujo de Ángelo: una espada
Con puño de Cellini, más hermosa
Que las techumbres de marfil calado
Que se place en labrar Naturaleza.
El cráneo augusto dadme donde ardieron
El universo Hamlet y la furia
Tempestuosa del moro: la manceba
India que a orillas del ameno río
Que del viejo Chichén los muros baña
A la sombra de un plátano pomposo
Y sus propios cabellos, el esbelto
Cuerpo bruñido y nítido enjugaba.
Dadme mi cielo azul... dadme la pura,
La inefable, la plácida, la eterna
Alma de mármol que al soberbio Louvre
Dio, cual su espuma y flor, Milo famosa.

D. José Mart