5 millas náuticas

Escrito por Super User. Publicado en Smile, please

Manera de oler a un analista que falla en sus predicciones en una distancia de 5 millas náuticas. La mayoría de los mejores analistas de mercado son pésimos traders.

Muchos analistas a pesar de ser capaces de comtemplar una tremenda cantidad de estudio de gráficos, medias y demás temas para analizar la bolsa y conocer técnicamente su funcionamiento. Tienen sobre ellos mismos la insensatez de empeñarse en predecir el Futuro del IBEX 35 y no consiguen sobrevivir  a sus aciertos y errores, al intenso entrenamiento que necesita su trabajo, es decir el trading, puro y duro.
A veces intentan públicamente dar sus predicciones de lo que va hacer el mercado y éste “imprevisible como el solo”  va por otro camino llevándoles la contraria.

Los viejos analistas y los jóvenes analistas, son como los viejos roqueros que discrepan de una nota en su tono, estos discuten entre ellos y se pelean del porqué no ha variado los 250 puntos que ellos predecían  acertar por adelantado en el Ibex 35. (chicharro de mala espina).

Lo más terrible y lo peor  para ellos es, cuando  intentan predecir o acertar los Índices superiores. Digamos el  Dow Industriales, con mucha velocidad en las casaciones y unas variaciones que harían que a cualquiera que no sea un experto (siempre hay que desconfiar de los expertos) se les vacíe la cuenta en el mismo día que  abrierón las posiciones y cómo tal consecuencia, el corazón se les salga caminando por la puerta ante tanta desgracia.  En una hora de cotización 150 puntos para abajo y en otra hora otros 180 puntos para arriba, que terrible tormento.  Si hablamos del Nikkei eso ya son palabras mayores. Levantarse cuando los demás se acuestan es decir a las 12 horas, con unas subidas y bajadas de 500 puntos y unos movimientos parecidos a los maremotos japoneses. No apto para cardíacos y menos para analistas. No apto para casi nadie. Recuérdense del Sr. Nick Leeson que él solito sin ayuda de nadie, quiso batir al Índice Nikkey  con unos resultados totalmente desastrosos.

El Dax, Índice que inflama pasiones y, devociones en los analistas de corazones solitarios. Que hace que muchos de estos analistas lo traten como si fueran expertos jugadores de póker. Condenado Dax, él para arriba y ellos para abajo. Cambio de posición, ellos para abajo y él para arriba. Estate quieto  “please” que cómo siguas moviéndote así, me van ha obligar a reponer garantías.

Esto parece cómo, que un médico se dedicara hacer un maratón de póker, sabiendo todos nosotros que  los médicos son muy malos jugadores de póker, aunque  a veces tienen el poder de arregarte la vida cuando estabas al borde de la muerte.
Los analistas son como el "médico en la mesa de póker" en su clásico escenario.  A los profesionales del póker les encanta cuando un médico se sienta con ellos a la mesa, porque los médicos como porcentaje son notoriamente malos jugadores de póker. Si en  la primera mano de la partida no  sabes quien es el primo, no tengas duda “el primo eres tú”.

Los analistas se diferencian de los médicos que hacen la “operación” [toma de posiciones]  a cielo abierto y sin anestesia. Abren largos y esperan que suban los precios porque ellos son analistas y así lo tienen previsto. Si no sube el mercado, es que se ha convertido en un irresponsable imprevisible y le darán la receta contraria. Morfina para el dolor, es decir abrirán cortos y el moribundo Índice revive y se pone largo, es decir retorna a la vida y sube, nuevamente vaciando sus cuentas.

Ahora entiendo como el caballero que en los días pasados intento predecir al futuro del Dax y este se comportaba como una mujer pidiendo el divorcio.  El quería subir, ella quería bajar, el le daba la razón para  que el problema fuera menor y ella diez minutos después exigía más, (había caído 135 puntos en 30 minutos). Desconcertado y desorientado sin saber como dominar el caballo que montaba se dio por perdido. No le quedo otra solución que  bajarse del caballo y dejarle sin el pienso de la cena. El Dax es mucho Dax para un analista español y para muchos extranjeros.

Estos tipos como sigan así, van a saber lo mucho que no  saben y, rápidamente una vez que entran en los mercados, el caballo se les hace salvaje, indomable.  Para ellos el comercio del Trading será su peor pesadilla, al que probablemente no van a poder sobrevivir.

Ahora, en primer lugar decir que creo que todo el mundo debe tener la oportunidad de tratar de aprender lo que es el Trading "el real" (no el simulado), ya que éste no es solamente análisis técnico.  Éste, "el real",  es ese potro salvaje que no quiere obedecer, al que no se puede dominar.  - O todo o nada.-

También creo que el aprendizaje del Trading "real" requiere de mucho trabajo, mucha paciencia, demasiada sangre fría y de menos "televisión". La television hay que verla muy poco;  solo documentales, dibujos animados y  música para apaciguar nuestras corazones solitarios. No siempre es evidente que de inmediato alguien, analista o no, finalmente termine como un empresario de éxito en el comercio de la Bolsa.

Por eso creo, que lo mejor es alejarse de los analistas que no dominen el Trading "real" y tambien alejarse de las fincas donde haya caballos y potros salvajes.

Y sobre todo, separarse de la costa cinco millas náuticas para ver como  se despotrican los mercados.

 

 © 9/9/2013  The Elephant *

tw