Cuando el tiempo pasa, casi todas las cicatrices se cierran, las del cuerpo y más difícilmente las de la mente. Es entonces cuando se puede aprender de los errores cometidos anteriormente, intentar  recuperar y coger la recompensa que el mercado debería de devolvernos. Es ahí cuando hay que aprender como se mueve el mercado, porque se mueve y quien lo mueve. Cuando sepamos todo esto, solamente entonces podemos intentar entrar nuevamente en el mercado con un mínimo de garantía de éxito.

Es entonces cuando nuestras mentes, antes de enviar la orden al mercado tendrán duda, siempre tendremos dudas. Si no tuviéramos dudas seríamos unos imprudentes. Será entonces cuando podamos superar ese gran temor de enviar la orden al mercado, y es, cuando la orden esta en el mercado cuando esa angustia desaparecerá poco a poco de nosotros, pero desaparecerá. Cuando las ordenes  estén dando beneficios, sentiremos lo mismo que sentíamos cuando éramos jóvenes y todo iba a nuestro favor. Seguridad en nosotros mismos, el inmenso placer de derrotar a los contrarios, muchas veces es mayor el placer de vencer que el resultado económico. Hemos roto a nuestro propio demonio, a nosotros mismos, les hemos vencido cuando hayamos comprendido como proteger  nuestras posiciones, no habrá entonces ninguna angustia ni presión sobre nosotros. Si la entrada es correcta, será incluso nuestra mente la que nos anime a incrementar  más  ordenes en la posición inicial, podremos incrementar más y debemos de hacerlo, porque el precio se dirige  en la tendencia que nosotros hemos entrado.
Siempre nos quedara el temor en la entrada, la duda existirá siempre. Nadie absolutamente nadie en el mundo con la excepción de los  CREADORES DE MERCADO saben donde estarán los precios dentro de un minuto y menos dentro de cinco minutos. Si alguien los conoce, y me los garantiza con certeza el 80 % de mis beneficios son suyos.

Tendremos que llevarnos por nuestra experiencia, nuestro conocimiento, solo nosotros, el teclado y nadie más, olvidándonos de aquellos que les venden sueños de ilusión, sin saber los puntos de entrada como de las salidas, tanto si van mal como si van bien…..al tick, el tick es la base del éxito. Sí, al tick, que es la casación de 1 contrato, de 25 contratos o de 25.000, eso refleja un tick el volumen de una transacción. Es en este tick donde debemos de movernos en los Futuros, en las Materias Primas, en todo aquello que tiene un excesivo apalancamiento, incluso en las acciones de gran volumen.

Tendremos que olvidarnos de hacernos ricos en un día, ese sueño no es realidad, no es posible que; 10.000 € se convierten en 100.000 € en una semana ni en un mes. Solo la constancia, las buenas entradas, y las mejores salidas, son aquellas que nos pueden dar el éxito.

De este éxito el mejor guardián es nuestra propia mente que nos recordara constantemente las amargas experiencias de las malas entradas y de las peores salidas. Ella nos dirá, [ESTE ES EL MOMENTO], y ese es el momento; si hemos esperado unos segundos el tren [del Mercado] se habrá marchado sin nosotros. Decisiones para las que tenemos que estar preparados  psicológicamente y emocionalmente. Las emociones  nuestra mente deben de haberlas superado,  si no están superadas, no tendremos la garantía del éxito. Cierto es que en el camino del trading  es un viaje que nunca acaba y ahí reside su belleza, es como un camino de rosas y espinas. Sí que hay espinas, muchas piedras y rocas cada minuto en su camino, si se equivocan y las pisan o las golpean, destrozan su cuerpo y su cuenta. Y no podrán seguir ni caminando ni entrando en el trading.

© 20/12/12  The Elephant   *